AP88AutomotrizMercados

El plástico embebido en la evolución de los vehículos

Nuevos ecosistemas de negocios a través de la tecnología en el Sector Automotriz

Una revolución que se va forjando a través del análisis de necesidades y el empleo de la imaginación y creatividad industrial

El mundo se mueve a través de la tecnología. Cambian la forma de ver y actuar en la vida, y una de las áreas en las que se constata más su fuerza lo conforma el Sector Automotriz.

Desde los sistemas de propulsión eléctrica y una menor inversión de energía, pasando por los nuevos materiales ligeros para reducir el peso de los vehículos sin sacrificar la seguridad de los pasajeros; es como nos enfrentamos a una visión que, hasta hace unos años, sólo imaginábamos.

¿Cómo es que la Industria del Plástico va a verse inmiscuida en el desarrollo de opciones de avance en los proyectos de movilidad en los que ya trabajan los fabricantes de automóviles, como los frenos antibloqueo, el control electrónico de estabilidad, las cámaras de asistencia para seguridad y los interiores inteligentes con telas que cambian de temperatura; o las complejas piezas que estéticamente deben parecer elegantes o clásicas, quizá modernas, pero, lo que es un hecho, más ligeras, útiles y eficientes.

La interacción que los plásticos tienen hoy en día con los vehículos obligan a una revisión de cómo van a satisfacer las necesidades de un entorno cambiante en la medida en la que los consumidores usarán cada vez más la movilidad compartida, vehículos al gusto, y ya cada vez más cerca, sin conductor.

De acuerdo con el documento El futuro de la movilidad, de Deloitte University Press, los proveedores de autopartes tendrán que ajustarse, mientras los fabricantes de automóviles (OEMs) se transforman, ya que los proveedores necesitarán operaciones eficientes y agilidad para atender las muy diversas necesidades del segmento de consumidores.

Mientras la mayoría de los sistemas de propulsión, chasis, frenos y componentes electrónicos en los vehículos pueden ser estándar, dando a los proveedores algunos de los beneficios a escala operativa, es probable que la adopción cercana a otras formas de movilidad, como lo es la personalización, van a requerir soluciones para productos menos complejos y de menor valor agregado; por lo tanto, la economía en este nuevo mercado favorecerá, sin duda, a los productores de bajo costo.

Por otro lado, los OEMs se enfrentan a decisiones trascendentales y difíciles. La Industria Automotriz lucha con la economía de un negocio muy competitivo, con enormes requerimientos de capital, márgenes de operación y de rendimiento sobre el capital invertido que se han mantenido bajos.

Bajo ese esquema, ahora más que nunca, la Industria del Plástico se verá comprometida con la Investigación y Desarrollo (I+D) en la evolución de materiales, piezas, procesos, sistemas; que harán del futuro un aliado para el crecimiento de todo un sector, tal como con los:

Materiales que se regeneran

Automóviles que mantengan la sensación y apariencia de ser nuevo siempre (forever young)… Se desarrollan materiales capaces de autorrepararse de rayones y desperfectos por sí mismo; así como de mantener olores y desgaste al mínimo, o incluso, inexistentes.

Un ejemplo lo tiene la Universidad de Illinois, la cual desarrolló un material inteligente capaz de actuar como nuestra piel. Cuando detecta un agujero en su estructura, ese material la sella automáticamente, sin necesidad de ningún tipo de intervención humana.

Materiales hidrofóbicos

Sustancias que se aplican a otras para hacerlas totalmente impermeables.

Uso de fibra de carbono

Producirlo de forma más económica, ya que por la necesidad de mantener temperaturas de hasta 2,500 grados en su fabricación, su costo es todavía muy alto. Sin embargo, este material es ligero y muy resistente. Además, conserva una gran capacidad de aislamiento térmico y una enorme resistencia, lo que la hace ideal para el entorno de industrias como la aeronáutica, la farmacéutica y, por supuesto, la automotriz.

Grafeno

Se trata de una capa de grafito con un espesor similar a un átomo en forma de red hexagonal. Su éxito se basa en su flexibilidad, alta resistencia (entre 100 y 200 veces más que el acero) y su alta conductividad térmica eléctrica.

La fabricación de baterías en los autos eléctricos, envases más seguros e inocuos, así como su participación en materiales textiles; son sólo ejemplos de la variedad de usos de este material en el Sector Automotriz.

Etiquetas

Artículos relacionados

Close