Home / AP79 / Inversión por la evolución de la tecnología del futuro

Inversión por la evolución de la tecnología del futuro

Rumbo a una nueva Era Industrial

Hoy en día la tecnología no es algo paradójico, es una realidad y vivimos en ella. Su uso facilita el desarrollo de la sociedad y, a la vez, nos dota de herramientas para afrontar problemas que de otra manera no tendrían solución.

Se considera a la nueva tecnología como una de las causas fundamentales del cambio estructural de la sociedad, mismo que podemos ver tanto a nivel económico, donde constituye uno de los motores fundamentales del crecimiento, como en las relaciones sociales, a las que han cambiado radicalmente en los últimos años. Durante la segunda parte del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, tuvo lugar en Inglaterra la Revolución Industrial. Fue una época de grandes transformaciones en el ámbito tecnológico, económico, social y cultural. La industria y las actividades manufactureras sustituyeron al trabajo manual, es decir, se impuso la mecanización de múltiples procesos productivos para que fueran realizados por máquinas.

Este es un ejemplo de lo que ha traído la modernidad al mundo. Hasta ahora, las etapas de dicho fenómeno son: 1) La creación de la máquina de vapor; 2) la producción en serie; 3) las tecnologías de la información y 4) la Industria 4.0. El término Industria 4.0, o Cuarta Revolución Industrial, como también se le conoce, conlleva diversos significados. Sin embargo, los primeros avances en este ámbito implican la incorporación de una mayor flexibilidad e individualización de los procesos de manufactura.

En ese sentido, es importante destacar que al hablar de revolución, nos referimos a la transformación en todos los sentidos, mientras que el concepto básico de revolución industrial consiste en trasladar la adopción tecnológica de productos inteligentes hacia la fabricación inteligente, es decir, de un modelo tradicional o analógico a un modelo inteligente.

De acuerdo con Siemens, el concepto de Industria 4.0 surgió como una oportunidad para empujar la industria a nivel internacional, y en la actualidad es una apuesta de esa compañía. Existe un gran desafío, el cual consiste en saber que la tecnología ya no es una opción, sino algo que las empresas deben tener. Se espera que los fabricantes de electrónica, así como la Industria de Alimentos y Bebidas, sean las pioneras en la adopción de procesos flexibles e individualizados de fabricación. De igual forma, es muy probable que la Industria Automotriz encuentre una rápida aceptación de este enfoque.

Esta modalidad industrial se logra través de tres conceptos fundamentales: 1) la digitalización, que es la virtualización, 2) el Big Data, que es la concentración o recopilación de datos e información y 3) el Internet de las Cosas; en otras palabras, la infraestructura de comunicación entre los dispositivos físicos y el reporte de datos.

Otro de los retos importantes que enfrentan las industrias está relacionado con la competitividad en sus productos. Recordemos que el ciclo de vida es distinto, de acuerdo con cada rubro. Sin embargo, algo que no cambia es el diseño y la modificación requerida en las plantas, o bien, en las líneas de fabricación, con la finalidad de satisfacer las necesidades de los clientes.

La integración a lo largo de todo el ciclo de vida del producto puede ser implementada a través de soluciones adecuadas de software. Este concepto ya ha sido puesto en práctica en las principales industrias de procesamiento de metales, como sucede en el sector aeroespacial y en los sectores de automoción y tecnología médica.

No obstante, a través de la tecnología -como la Industria 4.0-, la capacidad de reportar información mediante la digitalización de los sistemas de fabricación, permite a las compañías tener la capacidad de modificar en tiempos reales o intervalos de tiempo muy cortos, patrones de fabricación, como: input, manejo de inventarios, fechas de caducidad y, entre otros, el tiempo que el producto tarda en colocarse en el mercado.

La Cuarta Revolución Industrial permite a las compañías otorgar capacidades de concentración de información para la toma de decisiones; además de flexibilizar sus operaciones, les dará a las empresas opciones, permitiéndoles éxito y supervivencia.

En México, la manufactura representa uno de los motores industriales y económicos que más se está afianzando. Comparado con América Latina, somos un país que exporta mucho producto manufacturado.

En 2016, el 27% de la inversión extranjera en México fue para dicho rubro. Como dato adicional, la manufactura significa el 32% del PIB y el 35% de las exportaciones, una base sólida de la actividad económica del país. Respecto de la primera cifra, la industria de la alimentación representa el 12%.

¿Cómo deben prepararse las compañías? 

Trasladar a una compañía al concepto de Industria 4.0 no es un evento, sino un proceso, la parte medular radica en el nivel de automatización que tenga la empresa, ya que proporcionará un parámetro, además de la recolección de datos, que permitirá llevarla completamente a la digitalización y al concepto de inteligencia.

En pocas palabras, la empresa se transformará por dentro para poder adoptar el conocimiento y diseñar estrategias de digitalización. Además, analizará si los empleados poseen la suficiente formación respecto de las nuevas tecnologías, con la finalidad de que puedan aportar a las estrategias, o bien, a la implementación.

Las firmas industriales afrontan profundos cambios en el mundo de la fabricación, los cuales vienen acompañados por una creciente integración de los procesos de desarrollo y producción con ayuda de sistemas de software innovadores y de alto rendimiento, lo que supone un paso decisivo hacia una nueva era de los negocios.

registrate_web 660x160_96

Te puede interesar

La robótica suave

Los avances en la soft robotic, robótica blanda o suave, borran de la mente el …

X