AP90AutomotrizMercados

¿A qué huele el coche nuevo?

Por: Glivia López, Investigadora del Laboratorio Físico-Mecánico de Aimplas

La obtención de plásticos se ajusta cada vez más a las propiedades requeridas por la sociedad. El aumento en la demanda se produce en sectores como envase y embalaje, automotriz y construcción.

En el sector automotriz es más evidente la presencia de piezas y materiales plásticos en los vehículos. En los últimos años, este sector continúa un proceso de sustitución frente a materiales tradicionales como metal y vidrio.

El tema de las emisiones es muy importante en esta industria y por tanto se trata con especial atención, no solamente en lo referente a lo que sale del tubo de escape, sino a las emisiones que se producen en el interior del vehículo.

Los materiales plásticos utilizados en la fabricación de piezas destinadas al interior del auto y en contacto con el aire que respiran los pasajeros, están sujetos a estrictos controles de calidad que evalúan su conformidad e inocuidad para las personas.

Seguridad, confort y bajas emisiones encabezan las principales exigencias que los fabricantes requieren de los polímeros. Para ello se realizan comprobaciones a distintos niveles (materia prima, pieza y vehículo) y los parámetros principales a controlar son los valores de fogging, olor, formaldehído y carbono total.

Además, se realiza un importante esfuerzo en investigación con la finalidad de minimizar los valores límites de los compuestos orgánicos volátiles (COVs). Invierten, potencialmente, en los ensayos que evalúan la presencia de éstos con el objetivo de garantizar la seguridad de las personas y verifican que este tipo de sustancias no se encuentren en el interior del automóvil. A propósito, disponen de normativas propias e internacionales en el control de COVs así como los máximos en las piezas no metálicas que luego van a ser montadas en el interior del vehículo.

Los métodos habituales en la detección de los compuestos responsables de condensación, olor, emisiones de formaldehído y en general de COVs constan de cuatro puntos claves:

1) Determinación de fogging o componentes condensables. Evalúa las características de condensación en los cristales de los materiales utilizados en el equipamiento interior de los vehículos mediante el método Fotométrico (F) y Gravimétrico (G).

2) Ensayo de olor. Aunque la tendencia actual es fabricar coches sin aroma, numerosos usuarios afirman que el olor a coche nuevo es atractivo.

Aquí se analiza la intensidad de aroma de los materiales del equipamiento interior de los vehículos bajo el efecto de la temperatura y diversas condiciones climáticas. Asimismo, se realiza bajo diferentes normativas que varían según el industrial.

El aspecto más crítico es la cualificación de los evaluadores mediante “entrenamientos” que permiten control sobre el grado de discriminación que un analista posee frente a la escala de intensidades. Se exige también que éste no se encuentre bajo alguna circunstancia que altere sus propiedades olfativas.

3) Emisión de formaldehído. Éste es un VVOC (Very Volatile Organic Compounds) que a temperatura ambiente estará en forma de vapor y podremos inhalarlo si se encuentra presente en el interior del vehículo con el consiguiente riesgo para la salud.

El método analítico determina la tendencia de ciertos grupos de materiales poliméricos a emitir formaldehído durante un almacenamiento climático y a diferentes temperaturas.

4) Emisiones de compuestos orgánicos volátiles, TVOC (VOC/SVOC). Permite determinar las emisiones de estos compuestos volátiles que se desprenden de materiales no metálicos internos o unidos al interior de los vehículos.

Se someten a una prueba de Cromatografía de Gases (GC) y, posteriormente, a incubación a elevada temperatura.

Se obtiene el valor de TVOC (Total Volatile Organic Compounds) y la suma de VOCs y SVOCs hasta n-C25 emitidos bajo unas condiciones analíticas específicas.

Cómo reducir las emisiones
Los proveedores que trabajan para el sector automotriz tienen como primer objetivo fabricar materiales bajos en emisiones de COVs. Como requisito se deben emplear materiales y aditivos específicos. Optimizar los parámetros de producción, desgasificación y aprovechar pinturas base agua o con baja concentración de disolvente. Es importante beneficiarse con los aditivos correctos, catalizadores, plastificantes, masterbatches de color, etc.

El control final y la realización de ensayos siempre será necesario por la inevitable presencia de monómeros residuales, restos de aditivos, solventes y ayudas de proceso, así como productos de degradación térmica y subproductos de reacciones.

El futuro nos lleva a porcentajes cada vez mayores de plástico en la construcción de nuevos vehículos y el avance de la nanotecnología aplicada a polímeros. La innovación con biomateriales y el uso de productos sostenibles son los nuevos retos de la Industria del Plástico y su compromiso con la emisión de Compuestos Orgánicos Volátiles.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar