AP89Plantas y Empresas

A todo volumen: Crece manufactura de envases rígidos

Envases Universales mantiene un crecimiento acelerado.

Desde su fundación en 1993, hasta ahora, Envases Universales creció a 45 plantas y cinco centros de distribución ubicados en cuatro continentes que sirven a tres segmentos de clientes con soluciones de envasado de alta calidad: PET, Aluminio, Alimentos y de línea General; el éxito en un contexto global, como lo son 26 años en el mercado es un claro y constante manifiesto del compromiso que la compañía 100% mexicana tiene con la industria.

Este escenario de grandes logros, de acuerdo con Alberto Álvarez, Director Técnico de Envases Universales, surge a partir de que el grupo se formó y sigue expandiéndose con la visión y los valores de una empresa familiar.

En temas de alcances, el objetivo de participar globalmente en el mercado de envase rígido se cumplió. El paso de lo local a las grandes ligas fue categórico y aumentó en diferentes proporciones: el corporativo está en el top 10 del mundo en facturación por manufactura de envases.

Ante este panorama, dentro de Envases Universales Group se estima que el envase flexible presentó este año su máximo histórico en nichos de mercado característicos, tomando en consideración que el Stand Up Pouch aumentó su participación en alimentos como atún, frijol y pastas de tomate. No obstante, comentó para AP el experto: “el crecimiento de los envases flexibles es limitado”.

Otra de las vertientes que la compañía considera de manera puntual son las tendencias, puesto que el mercado siempre manda y la directriz es el consumidor final. En este nivel de innovación y competencia, según enfatiza Alberto Álvarez: “la empresa logra integrar en planta productos que llevan la asociación de todas estas tecnologías: aluminio, acero y plásticos”. Años atrás, el consumidor compraba a ciegas, actualmente, con envases innovadores, puede ver la comida y elegir.

Tal es el caso de un nuevo envase para atún desarrollado recientemente por la empresa. El envase consta de una lata metálica en forma cóncava, que en lugar de la tradicional tapa de metal, tiene una transparente y desprendible elaborada con una estructura multicapa de plásticos de barrera. Adicionalmente, el envase cuenta con una capa de plástico hermética con un pequeño tenedor insertado, de manera que al consumidor, que cada vez demanda productos más sanos, le resulta atractivo y muy cómodo.

El mercado exige individualización. La primera vista de un producto es el envase, afirma el experto y, en este sentido, asegura que en un porcentaje importante la primera venta de un producto depende de él.

Durante la conversación, el directivo explicó no tener nada en contra de lo natural. Comentó que lo ideal sería pescar atún fresco en el jardín de la casa, pero es algo que difícilmente ocurrirá y concluyó con un mensaje a los industriales: “tenemos que ser más responsables en la capacidad de reciclaje, pues las personas seguirán teniendo la necesidad de comer y de tomar un envase individualizado o familiar”, según sea el caso.

Etiquetas

Artículos relacionados

Te interesa

Close
Close