IndustriaNoticias

AIMPLAS acreditó los ensayos de vajilla de plástico reutilizable

Mediante la realización de los ensayos acreditados, los fabricantes de vajilla de plástico reutilizable pueden identificar como tales sus productos e indicar el número de ciclos de lavado que estos pueden soportar.

La Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) llevó una auditoria en los laboratorios de AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, que ha permitido ampliar el alcance de su acreditación para la norma UNE 53928:2020 Vajilla de plástico reutilizable para uso alimentario.

La citada norma establece el marcado de los artículos para indicar cuántos ciclos de lavado en lavavajillas es capaz de resistir como mínimo, facilitando así visibilizar la condición de reutilizable de la vajilla ensayada.

Cabe destacar que esta norma busca dar respuesta a la Directiva (UE) 2019/904 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de junio de 2019, relativa a la reducción del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.


Te puede interesar: AIMPLAS busca dar una segunda vida a residuos de envases, textiles, neumáticos o colchones


Con ella se busca apoyar la reducción de la generación de residuos y su impacto en el medio ambiente al evolucionar los artículos de vajilla desechables hacia artículos reutilizables. Se prevé que estos ensayos y sus resultados fomenten una auténtica economía circular en el sector de los plásticos.

La importancia de los ensayos para vajilla de plástico reutilizable

Mediante la realización de los ensayos acreditados, los fabricantes de vajilla de plástico reutilizable pueden identificar como tales sus productos e indicar el número de ciclos de lavado que estos pueden soportar.

De acuerdo con la norma, es el propio fabricante quien debe establecer el número de ciclos que su producto supera de forma satisfactoria, siempre teniendo en cuenta que, para considerarse reutilizable, el número mínimo de ciclos de lavado que debe soportar el artículo debe ser de cinco.

Según se explica, lo importante es que tras el ensayo ninguno de los criterios de inspección puede presentar fallos. De hecho, tras los ensayos de resistencia al lavado, la norma recomienda repetir los ensayos de migración para comprobar que se siguen cumpliendo los límites fijados por la legislación para materiales plásticos en contacto con alimentos según el Reglamento 10/2011.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner