ProcesosReciclado

AIMPLAS busca dar una segunda vida a residuos de envases, textiles, neumáticos o colchones

AIMPLAS trabaja para acabar con las limitaciones que presentan los residuos complejos durante su proceso de reciclaje.

Los residuos de textiles, de envases neumáticos y colchones representan un serio problema ambiental, debido a la complejidad que representa su reciclaje. Para hacer frente a esta problemática, AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, trabaja en el proyecto Neorec, que cuenta con financiación del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y los fondos FEDER.

El problema de los neumáticos

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Productos de Caucho (ETRMA), hasta cuatro millones de toneladas de neumáticos fuera de uso se generan cada año en Europa, de los cuales 3000 mil toneladas se generan sólo en España.

De igual forma, se ha identificado que la mayoría de la espuma de Poliuretano proveniente de automoción, colchones o derivados en Europa suele ser depositada en vertedero, al igual que otros residuos plásticos de difícil reciclado como el procedente de cables. En total, más de 6,5 millones de toneladas de plástico tienen este destino, según Plastics Europe.

Te puede interesar: AIMPLAS crea un innovador adhesivo sostenible

Con el nuevo proyecto, Aimplas desarrolla soluciones avanzadas de reciclado mecánico y químico para evitar que estos residuos complejos, como son los desechos de neumáticos, colchones o cables, se acumulen en vertederos, buscando que se aprovechen para obtener materiales y sustancias industriales.

Uso de microorganismos

Además de la utilización de diversos procesos de reciclado químico, se está utilizando la degradación anaerobia que consiste en aislar y seleccionar microorganismos que sean capaces de biodegradar anaeróbicamente los biopolímeros con una mayor velocidad que otros organismos convencionales, lo que permitirá establecer un proceso de reciclado más eficiente.

También se trabaja en tratamientos parciales de ruptura de cadena para volver a obtener plásticos con los mismos requerimientos iniciales. En palabras de Eva Verdejo, investigadora líder de Reciclado Químico en AIMPLAS, el objetivo es “reducir el consumo de recursos, introduciendo de nuevo en la cadena de valor unos materiales de alto valor añadido, y generando productos o subproductos que pueden emplearse en el sector plástico, logrando minimizar el impacto medioambiental que supone su acumulación”.

En este proyecto, AIMPLAS colabora con empresas fabricantes de materias primas, empresas transformadoras, gestores de residuos y recicladores para cubrir ampliamente todo el espectro que presenta el sector del plástico como Girsa, Acteco, Ube, Omar Coatings, Permarsa, Eslava plásticos y PET & Cia.

El proyecto NEOREC cuenta con la financiación de la Conselleria d’Economia Sostenible, Sectors Productius, Comerç i Treball de la Generalitat Valenciana a través de ayudas del Ivace con la cofinanciación de los fondos FEDER de la UE, dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020. Estas ayudas están dirigidas a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico realizados en cooperación con empresas para el ejercicio 2021.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner