AP96

Alcamare: Un proyecto de reciclaje de clase mundial

Por Mónica Conde

Alcamare, es una empresa familiar mexicana, con más de 100 años de experiencia en el mercado de reciclaje. Las operaciones de la firma se dividen en dos áreas: Alcamare Acopio, que reúne a un grupo de 20 centros de reciclaje en distintas localidades en México, y Alcamare Industrial, ubicada en Comonfort, Guanajuato, donde se transforman los desperdicios recolectados en nuevas materias primas de alta calidad para su comercialización posterior.

En este primer siglo de actividades, la compañía se ha especializado en el reciclado de papel y, en los últimos 15 años, en el reciclaje de plásticos, proceso que inició con la exportación de pacas de desperdicios de Polietilén

Tereftalato (PET) a China, su principal mercado.

Según refiere José Antonio Morales Loyola, director comercial de Alcamare, después de que en China se implementaron una serie de regulaciones medioambientales relacionadas con la importación de desperdicios plásticos, Alcamare tuvo que hacer cambios importantes para dejar de exportar pacas de botellas. Así se vieron obligados a moler los desechos plásticos, lavar hojuelas y pelletizarlas para mantener su mercado de exportación a ese país.

Consideramos que debíamos ir más allá, y crear una verdadera economía circular: tomar botellas post consumo, de Polietileno (PE) y Polietilén Tereftalato (PET), principalmente, para convertirlas de nuevo en botellas; así que, empezamos a asentar las bases, junto con empresas profesionales –la mayoría europeas–, para concretar el diseño de una planta de reciclaje, que nos permitiera en México producir PCR (Resina Post Consumo) de grado alimenticio”.

De acuerdo con el directivo, esta iniciativa se concretó gracias a la experiencia del Grupo en los mercados asiático y estadounidense, y como consecuencia de un análisis puntual, en el que se identificaron las ventajas y deficiencias de los procesos que ya se implementaban, en aquél momento, en dichas zonas geográficas y en México.

PROHIBIR O INVERTIR

La contaminación por residuos plásticos encierra demasiados puntos de vista. “Por no esforzarse ni investigar, los ambientalistas y políticos optan por prohibir, pero nuestra empresa es un ejemplo que demuestra que sí existen en la industria, tecnología inteligente y soluciones sostenibles, para resolver el problema de la contaminación por residuos plásticos y que éstos se pueden convertir en una nueva fuente de materias primas básicas para hacer productos nuevos”.

En este entorno, Alcamare decidió invertir en una planta de reciclaje para convertir un material de desperdicio, en un plástico o resina post consumo de alta calidad y propiedades similares a la del material virgen de origen petroquímico que se puede procesar en China, Japón, Estados Unidos y en cualquier país de Europa, sin ninguna restricción.

FLEXIBILIDAD, LA CARACTERÍSTICA QUE DISTINGUE LA TECNOLOGÍA DE ALCAMARE

Cabe destacar que Alcamare está catalogada como una de las plantas de reciclaje más modernas del mundo. Tiene una capacidad de producción de hasta 7,500 k/h y diferentes materiales en la misma instalación: PET (Polietilén Tereftalato), Polietileno de Alta Densidad (HDPE) y Polipropileno (PP).

Es precisamente en esta nueva planta donde se produce el grado de HDPE que Braskem Idesa, la mayor empresa productora de Polietileno en México, presentó, en noviembre del año pasado, denominado PCR. La colaboración entre Alcamare y Braskem Idesa, para lograr este desarrollo, ha sido fundamental y demuestra que la tecnología no está peleada con la ecología, sino todo lo contrario, es la solución a los problemas de contaminación.

ACOPIO, EL ESLABÓN CLAVE

El reciclado de plásticos no es un negocio fácil y se requiere, además de pasión, conocimiento y amor por el planeta, de un elevado nivel de inversión en tecnología para lograr un producto de calidad que verdaderamente compita con el material virgen derivado del gas o del petróleo, los cuales, por cierto, en la actualidad están en un bajo nivel de precio por exceso de oferta.

La experiencia de Grupo Alcamare en mercados extranjeros los llevó a mejorar de manera continua sus técnicas de acopio para segregar el material cada vez mejor. Contando con un buen material, la tarea para convertirlo en hojuela lavada los llevó, después de mucho investigar y probar, a elegir a la empresa italiana, Sorema como proveedor de la tecnología para este fin y a Erema, de origen austriaco, para desarrollar el pelletizado grado alimentico.

Desafortunadamente, en México falta mucho para que los clientes finales valoren en todo su contexto una materia prima reciclada de origen post consumo. “Es absurdo que se quiera pagar menos por un material PCR que por uno virgen y que sí se pague hasta tres veces o más el costo del virgen, cuando se trata de plásticos bio-basados o compostables”. Los clientes que realmente se digan ecológicos, sostenibles o amigables con el ambiente tendrán que cambiar de paradigmas y valorar el concepto de materiales reciclados como ya lo hacen en otros países.

Es importante considerar el esfuerzo que hacen los recolectores para reunir y separar por tipo los diferentes desperdicios plásticos, por ejemplo, recoger un kilogramo de botellas de PET implica agacharse de 40 a 50 veces. Además, es necesario establecer bodegas en puntos estratégicos para facilitar la logística del negocio.

Con orgullo podemos presumir que México es líder en temas de reciclado: por volumen, calidad y porque la actividad genera empleos y utilidades. Países de primer mundo, como Alemania, pagan un costo altísimo en impuestos para recuperar la basura, para separarla, para reciclarla; hay aplicaciones de leyes de responsabilidad ampliada; Estados Unidos, tiene un costo impresionante; mientras que, ser un sistema independiente, como en el caso de México, no le cuesta al Estado”.

Asimismo, destacó que el reciclado se debe profesionalizar a nivel nacional, u otras aplicaciones podrían llegar a prohibirse, como ocurrió, recientemente, con la bolsa de plástico.

DE MÉXICO PARA EL MUNDO

Debido a la falta de condiciones en México y a que los clientes no quieren pagar el precio justo por un material reciclado de alta calidad, la planta de Alcamare exporta el 98% de su producción.

En Europa, el reciclado es un tema común debido a la presión de los consumidores que realmente buscan productos con contenido del 20 o 30% de material reciclado, situación que en México todavía no ocurre.

COORDINACIÓN ESTRATÉGICA

MC Ingeniería cuenta con 40 años de experiencia en transporte y diseño de silos. Cristian Colla Giménez, director general de MC Ingeniería, participó en la nueva planta de Alcamare con la responsabilidad de hacer eficaz y segura la dosificación y el envío del material en cada uno de los procesos, en la cantidad requerida en los distintos puntos de entrega.

En cada proyecto siempre hay un aprendizaje nuevo, en este caso, implementamos la suma de las experiencias y conocimientos previos de otras plantas de reciclaje; uno termina poniendo el equipo que más calidad puede otorgarle a la empresa”.

MODELOS INDUSTRIALES DE RECICLAJE

De acuerdo con Dario Previero, director comercial de Sorema, empresa familiar italiana enfocada en el tema de reciclaje, México es un país que sorprende por la cantidad impresionante de emprendedores con mucho entusiasmo, como en el caso de los dueños del Grupo Alcamare.

“En otros países, cuando se hace un proyecto, como esta planta, se piensa en pequeño. El que México sea distinto resulta interesante y positivo. Hay que decirlo, el país destaca por sus buenas escuelas, hay personal recién egresado de muy buen nivel técnico y la mano de obra es altamente competitiva. En otros lugares lo que identificamos es que los profesionales del campo se enfocan más a finanzas, leyes, áreas comerciales…, son otro tema”.

El reto más grande que tiene la planta en México subrayó, “es acostumbrar al mercado, darle el valor correcto a un proyecto de este tipo; el material reciclado de alta calidad debe valorizarse de forma independiente al producto virgen”.

UN PROYECTO MONUMENTAL

Las líneas empleadas en la planta, comenta Rodrigo Muñoz, director general de Wittmann Batenfeld, son constantes y pueden manejar tres materiales diferentes, “al momento de pararla, se limpia la línea e inicia el nuevo material, esto es único en el mundo; es un gran orgullo ser parte del proyecto Alcamare”.

Asimismo, hizo hincapié en la importancia de México en el tema de reciclaje y en su posición como uno de los primeros cinco países en el mundo en especializarse en el tema.

“Transportar más de siete toneladas por hora, suena muy sencillo, pero llevarlo a cabo, y de manera precisa, es una tarea complicada. Una felicitación para el Grupo Alcamare por creer en México, por todos esos grandes esfuerzos”.

CONTACTO
ALCAMARE INTERNATIONAL RECYCLING GROUP, S. DE R.L. DE C.V.
ATel. +52 412 690 1285 y +52 412 690 0508
contacto@alcamare.com
www.alcamare.com

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »