BioplasticosMaterias Primas

Así son los cubrebocas biodegradables que se convierten en plantas

La diseñadora Marianne de Groot-Pons creó una alternativa para los cubrebocas desechables: una mascarilla biodegradable que en su interior contiene semillas de flores.

No cabe duda de que los cubrebocas se han convertido en artículos de primera necesidad y uno de los principales aliados en contra del COVID-19, sin embargo, también es un hecho que las mascarillas se están desechando por millones en todo el planeta. Para ayudar al medio ambiente, una diseñadora gráfica holandesa ha creado los primeros cubrebocas biodegradables que se convierten en plantas para las abejas.

Marianne de Groot-Pons creó una alternativa para los tradicionales cubrebocas desechables, se trata de una mascarilla biodegradable que en su interior contiene semillas de flores. La innovadora propuesta busca que, al terminar su uso, en lugar de ir a los vertederos puedan ser “plantados” en la tierra.


Te puede interesar: ¿Poliuretano sostenible a partir de desechos de pescado? Es posible


“En todos los años que llevo trabajando como arquitecta visual también he arruinado la tierra con la planificación de la impresión y el empaquetado, por lo que necesitaba devolver algo”, señaló la diseñadora holandesa.

 

“Después de un buen rato de tropezar con todas las mascarillas azules desechables y prescindibles de la ciudad, me desperté una mañana con la idea de un cubrebocas biodegradable con semillas de flores. La tierra se alegra, las abejas se alegran, la naturaleza se anima, los individuos se alegran”.

Cubrebocas biodegradables

El material con el que está hecha esta innovadora mascarilla es de papel de arroz relleno de semillas de flores. Las semillas, explica su creadora, pueden ser de diferentes variedades como: ásteres, aciano, coreopsis, gilia, gypsophila, eneldo. En cuanto a los cordones están hechos de pura lana de oveja, ovejas que la misma Marianne ha acariciado (cardado, hilado, trenzado y lavado).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Marie Bee Bloom (@mariebeebloom)

Estos cubrebocas biodegradables llevan el nombre de ‘Marie Bee Bloom’ y la propia diseñadora afirma que se ha sorprendido por la demanda de sus productos. Con solo 5 semanas de venta, tuvo que mudarse de la mesa de la cocina, donde ella misma ensambló las mascarillas, y emplear a otras 30 personas para dar seguimiento a la demanda.

Marianne asegura que la eficacia de protección de sus mascarillas 100% biodegradables es igual a las convencionales, pero a diferencia de estas, su huella ambiental es significativamente menor.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »