AP91

Autos con más estilo

De lo cotidiano a lo inteligente.

Las áreas metropolitanas o megaciudades, como se les conoce actualmente, tienen que enfrentar los retos de la sobrepoblación, tales como: abastecimiento, gestión de residuos sólidos, contaminación atmosférica, demanda de transporte público y cobertura del servicio.

Ante este panorama, vehículos eléctricos e inteligencia artificial (IA) se posicionan en el mercado como las mejores soluciones, puesto que evitan accidentes y trazan las mejores rutas en carretera.

Como bien afirma Jorge Vázquez, director del Centro de Investigación y Desarrollo en Continental México, debido a que los usuarios se desplazan de manera individual en autos para cuatro personas, en los próximos años las armadoras enfocarán sus procesos de negocio en el diseño y manufactura de vehículos pequeños, de un solo lugar.

Sobre este punto, es oportuno señalar que, en la próxima década, la transformación más importante en el sector será la sustitución del combustible fósil por fuentes de energía alternativas.

Cambio de rutina

Los nuevos modelos de negocio evolucionaron. Hoy en día, no es importante contar con auto propio. De acuerdo con el directivo, los desafíos en el sector convergen en la falta de estacionamiento y en el precio elevado de los terrenos.

En entrevista para Ambiente Plástico, aseguró que, en zonas con más de 10 millones de habitantes, un garaje en casa, representa gasto y mal uso del suelo, dado que el vehículo se estacionará en un 90% de su vida útil, ahí.

Moverse de forma compartida o con medios de transporte ecológicos es una tendencia que crece entre los jóvenes. Por una parte, se minimiza la contaminación ambiental con servicio a particulares, como es el caso de Uber. Por otra, incrementa el uso de bicicletas y scooters eléctricos.

Predicciones

En manufactura la automatización destaca como elemento clave; sin embargo, no existe el auto 100% eléctrico y con IA. Según refiere Jorge Vázquez, esos avances en la industria estarán disponibles hasta el año 2030.

Con respecto a lo anterior, el especialista puntualizó que la transformación en el mercado será disruptiva. “El usuario no tendrá que interactuar más con el vehículo. No necesitará de volante o tomar clases de manejo. Con esa independencia de movilidad, el dueño podría, incluso, establecer una oficina al interior del coche”.

Es importante mencionar que los países más activos en innovación son Estados Unidos, Japón, China y, otros más, del continente Europeo.

Pero, ¿qué pasará con los automóviles viejos? Las nuevas tecnologías moverán, en efecto, los intereses del mercado. A fin de propiciar orden en una ciudad interconectada, los vehículos de generaciones pasadas tendrán que adaptarse con los nuevos sistemas operativos.

Cautela por incertidumbre local

En la 20ª Encuesta Global de Directivos Automotrices 2019, realizada por KPMG International, los ejecutivos señalaron que la conectividad y digitalización es la tendencia número uno en la industria. Al respecto, Albrecht Ysenburg, socio líder de KPMG-México, asegura que los fabricantes de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés) pronto se enfrentarán a las difíciles condiciones del mercado.

De acuerdo con el directivo, el T-MEC y el cambio de gobierno generaron un contexto de incertidumbre. Como resultado, las ventas de automóviles mostraron una caída del 7%, es decir, 1.5 millones de unidades en 2018 respecto a 1.4 del año anterior. Por su parte, la producción nacional se mantuvo estable con 3.9 millones y, en materia de exportaciones, reportó un incremento del 6% en comparación con el 2017.

Etiquetas

Te interesa

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar