IndustriaNoticias

BASF y MAN Energy Solution construirán una de las bombas de calor más grandes del mundo

La bomba de calor a gran escala planificada permitirá la producción de vapor utilizando electricidad a partir de energías renovables.

BASF y MAN Energy Solutions firmaron una asociación estratégica para continuar con la construcción de una bomba de calor a escala industrial en la sede de BASF en Ludwigshafen. Este proyecto pretende hacer una importante contribución a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, estableciendo el uso de tecnologías bajas en CO2 en la producción química y reduciendo el consumo de gas natural del sitio.

Como primer paso, los socios del proyecto están realizando un estudio de viabilidad que se espera que esté terminado a finales de 2022.

Generar vapor a partir de electricidad

Las empresas detallaron que la bomba de calor a gran escala planificada permitirá la producción de vapor utilizando electricidad a partir de energías renovables, aprovechando el calor residual del sistema de agua de refrigeración de BASF como fuente de energía térmica.


Te puede interesar: BASF lanza el nuevo biopolímero RiceTouch


El calor residual en el agua se procesará mediante compresión para producir vapor que se alimentará a la red de vapor del sitio. Al integrar la bomba de calor planificada en la infraestructura de producción del sitio, se pueden producir hasta 150 toneladas métricas de vapor por hora, lo que equivale a una producción térmica de 120 megavatios.

Este proyecto, se explica, podría reducir las emisiones de CO2 en el sitio hasta en 390.000 toneladas métricas por año. Al mismo tiempo, haría que el sistema de refrigeración por agua fuera más eficiente y menos dependiente de las condiciones climáticas y meteorológicas.

La importancia del vapor en la industria química

El vapor es la fuente de energía más importante en la industria química. En Ludwigshafen, BASF requiere alrededor de 20 millones de toneladas métricas de vapor cada año. Las plantas en el sitio usan mucho de esto como vapor de proceso en la producción, por ejemplo, para secar productos, calentar reactores o para destilar.

Alrededor de la mitad del vapor requerido en el sitio de Ludwigshafen ya se produce recuperando el calor de las instalaciones de producción mediante un proceso bajo en CO2. La demanda restante de vapor, aproximadamente el 50%, se cubre con centrales eléctricas de gas y vapor, que emiten CO2 durante la generación.

Al respecto, Martin Brudermüller, Presidente del Directorio Ejecutivo de BASF SE, señaló: “A mediano plazo, queremos reducir nuestras emisiones de CO2 en un 25% para 2030. El uso de tecnologías como las grandes bombas de calor, que ya existen y pueden ampliarse a tamaño industrial, nos acerca mucho más a este objetivo. En nuestra cooperación con AN Energy Solutions, combinamos la experiencia de un sitio químico de Verbund con el conocimiento necesario para la implementación tecnológica de un proyecto como este. Esta tecnología también tiene el potencial de allanar el camino para proyectos en otros sitios de BASF”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner