BioplasticosTop

Bioplásticos: su papel en la nueva economía del plástico

En 2020, los gobiernos internacionales continúan reforzando las medidas en contra de los plásticos de un solo uso, lo que genera importantes oportunidades para el mercado de los bioplásticos.

La industria mundial del plástico avanza cada vez más hacia los modelos circulares, ante la creciente preocupación de los consumidores ante la contaminación plástica y el cambio climático. En este contexto, los bioplásticos se han colocado como una de las principales alternativas a los plásticos tradicionales.

Los bioplásticos se degradan más rápido, generan menores emisiones de dióxido de carbono y podrían convertirse en un importante engranaje para la industria del plástico.

Según destaca el Grupo de Estadísticas e Investigación de Mercado de Plastics Europe, la producción anual de plástico ascendió a 359 millones de toneladas en 2018, pero sólo el 1% de esta cifra eran bioplásticos.

 Bioplásticos a partir del almidón de maíz: un desarrollo de la Universidad de Guadalajara

Más demanda y más aplicaciones para los bioplásticos

En 2020, los gobiernos internacionales continúan reforzando las medidas en contra de los plásticos de un solo uso, lo que genera importantes oportunidades para el mercado de los bioplásticos.

Según destaca un artículo de la Autoridad de Desarrollo de Inversiones de Malasia (Mida), publicado en The Star, destaca que las políticas como la prohibición de las bolsas de plástico en varios países han generado una mayor demanda de soluciones amigables con el medio ambiente.

Marcas como Procter & Gamble, Danone, Puma, Samsung, Ikea, Tetra Pak, Heinz y Toyota ya han introducido productos biodegradables a gran escala, mientras que otras empresas como Lego anunciaron planes similares para el año próximo.

Una hoja de ruta hacia la biodegradabilidad

Los productos de plásticos biodegradables podrían convertirse en el corto plazo en un lucrativo negocio para las empresas, ante la popularidad que este material gana entre el consumidor más joven y comprometido con el medio ambiente.

Países como Malasia ya iniciaron esfuerzos para convertirse en productores y desarrolladores de materiales bioplásticos que den prioridad a la sostenibilidad ambiental.

El gobierno de Malasia lanzó su Hoja de Ruta hacia una economía de cero plásticos de un solo uso para 2018-2030. Con este plan, buscará iniciar acciones que puedan impulsar a la nación en una trayectoria más sostenible.

Esta hoja de ruta, explica el Mida, se basa en un esfuerzo estructurado y coordinado de todas las partes interesadas en la cadena de suministro de plástico que trabajan mano a mano para resolver los problemas de contaminación por plásticos.

La hoja de ruta también pide la adopción de una «bolsa biológica» en todo el país como medida para reemplazar las bolsas de plástico en 2022, medida similar a la de otras naciones, pero que otorga mayor tiempo para fabricantes y comerciantes se adapten a los nuevos materiales.

De igual forma, el gobierno de Malasia ha invitado a jugadores internacionales y poseedores de tecnología a sinergizar con expertos locales para impulsar la industria global de bioplásticos hacia un futuro sostenible.

Cinco mitos sobre el impacto ambiental de los plásticos de un solo uso

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »