AP108CienciaTop

Bolsas de plástico: ¿Podría ser el plástico la solución a la contaminación?

Las bolsas de camiseta ayudaron en la pandemia a contener los residuos biológicos infecciosos.

Las bolsas plásticas han sido un elemento de carga que ha resultado de gran utilidad para el ser humano. Fue en la década de los años 60 que las bolsas de plástico empezaron a reemplazar a las de papel, debido a su resistencia a la humedad, así como a un mínimo peso y a un menor costo.

Con el transcurso de los años, el costo y la disponibilidad de este tipo de bolsas permitió que su uso se extendiera hasta llegar a ser indispensable. Siendo un producto de muy bajo precio, la práctica de regalarla en los supermercados y en la mayoría de las tiendas para el empaque y transportación de las mercancías vendidas se extendió sin freno.

Sin embargo, el tremendo éxito se desvió en algún momento hacia un mal uso de este recurso, dando como resultado que estos materiales contribuyeran de manera notoria al severo problema de contaminación plástica que existe en el mundo. Y es que, una vez cumplida su función de transportar productos, la bolsa era arrojada sin disimulo a la basura, o era guardada en una extraña colección con otras bolsas o, en el mejor de los casos, se utilizaba como contenedor para los desechos caseros.


Te puede interesar: Humano-Máquina: hacia dónde va el conocimiento


Debido al estilo de vida que ha imperado en las últimas décadas en todo el planeta, y de acuerdo con las estimaciones de la ONU, cada minuto se compra un millón de botellas de plástico y, al año, se usa la escalofriante cifra de 500,000 millones de bolsas plásticas de un solo uso, de las cuales se estima que el 70% terminan acumuladas en vertederos o arrojadas directamente al medio ambiente1.

Lo anterior ha llevado a la prohibición de estas bolsas plásticas de un solo uso, también conocidas como ligeras en muchos lugares del mundo. Esto como consecuencia de la idea, cada vez más extendida, de que el plástico es uno de los causantes del desastre climático que tenemos en puerta. Este pensamiento se ve reforzado con imágenes de animales marinos siendo afectados por bolsas plásticas que flotan en el mar.

Sin embargo, un análisis completo de la problemática permitiría entender que el plástico per se no es el problema. La raíz se encuentra en el mal uso que le damos a los materiales denominados “de un solo uso”. Lo anterior nos lleva a cuestionarnos: ¿Podría ser una bolsa de plástico reutilizable la solución al problema de contaminación de las bolsas ligeras?

Bolsas de plástico: ¿Podría ser el plástico la solución a la contaminación?
La responsabilidad de la contaminación no es del plástico per se, sino de la incorrecta disposición del material postconsumo

Para resolver esta pregunta es necesario apoyarnos con una útil herramienta que permite tener una panorámica completa de la situación: nos referimos al ‘Análisis del Ciclo de Vida’ (ACV). El ACV es una metodología que ha sido utilizada durante varias décadas y que permite estimar y evaluar los impactos al medioambiente generados por un producto o servicio durante todas las etapas de su vida.

Plástico vs. otros materiales

La tendencia a prohibir las bolsas plásticas de supermercado deja un área de oportunidad que deberá ser llenada por otro tipo de material. Entre los productos que se han propuesto para sustituir a las bolsas plásticas de un solo uso, sobresalen:

  1. la bolsa de papel,
  2. la bolsa de algodón y
  3. la bolsa de plástico reutilizable.

Esta última se diferencia de la bolsa de plástico ligera, o de un solo uso, en el hecho que cuenta con un espesor de pared mucho mayor, lo que le permite ser utilizada en numerosas ocasiones.

Aunque el ACV es muy puntual para un producto en específico (procedencia, materias primas, transporte, entre otros), la información que proporciona permite comprender y valorar los efectos que la fabricación y el uso de un producto generan sobre el medio ambiente.

De esta manera, haciendo la comparación de los impactos al medioambiente resultantes de la elaboración de la bolsa de papel y la bolsa de plástico reutilizable, se ha documentado que la fabricación de bolsas de papel requiere más de cuatro veces la energía requerida para la fabricación de una bolsa de plástico reutilizable. Además, el proceso genera 70% más contaminantes al aire y 50 veces más agua contaminada en comparación con la fabricación de las bolsas de plástico reutilizable.

Bolsas de plástico: ¿Podría ser el plástico la solución a la contaminación?
La bolsa de camiseta mitigó la propagación del COVID-19 del hogar al personal de servicio público de limpia en todo el mundo

Repitiendo el proceso comparativo de los impactos al medio ambiente entre la bolsa de algodón y la bolsa de plástico reutilizable, tenemos que la fabricación de bolsas de algodón produce una huella ecológica de gran magnitud. Para obtener un kilo de algodón se requieren alrededor de 40,000 litros de agua. Una bolsa de algodón pesa entre tres y cuatro veces lo que una bolsa de plástico reutilizable, lo cual resulta en mayores costos e impacto en la etapa de transporte.

Una ventaja más es que la incorporación de bolsas de plástico reutilizables al mercado evita el uso de más de 140 bolsas de un solo uso por año, las cuales terminan en la basura.

Como se puede ver, el intento de sustituir al plástico en las bolsas por otro tipo de materiales puede resultar en impactos medioambientales mayores a los que se pretendía erradicar. De esta manera, se refrenda la posición del plástico como un material seguro, barato, duradero y con capacidad de ser reciclado.

Sin embargo, antes de concluir, es importante mencionar que también es necesaria nuestra participación en un cambio de cultura hacia una economía circular, en el cual adoptemos la idea de que, al término de la vida útil de un producto, este pueda ser reutilizado para otro propósito, o bien ser reciclado en la cadena productiva para convertirlo en materia prima.

1 UN Global Environment Outlook 6 “Healthy Planet, Healthy People”. UN Environment 2019.

Autor:  Dr. José Alberto Rodríguez González, Depto. de Procesos de Transformación del Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner