BioplasticosMaterias Primas

Braskem desarrolla el primer precursor de PET de base biológica hecho de azúcar

Braskem y Haldor Topsoe logran la primera producción de materia prima plástica renovable de monoetilenglicol (MEG) de base biológica a partir del azúcar.

Baskem y Haldor Topsoe desarrollaron un precursor de PET de base biológica hecho de azúcar. El resultado es monoetilenglicol de base biológica (MEG) de origen renovable, una materia prima para tereftalato de polietileno que se puede utilizar ampliamente en los mercados de textiles y envases, especialmente en botellas para bebidas.

El 23 de noviembre pasado, las dos empresas anunciaron los resultados de una asociación tecnológica que inició en 2017. Esta estrategia, llamada MOSAIK, se basa en el desarrollo tecnológico y ha progresado según lo programado en la unidad de demostración ubicada en Lyngby, Dinamarca.

La unidad de demostración se puso en marcha en 2019 con el objetivo principal de demostrar las características de diseño clave de la tecnología pionera que transforma el azúcar en MEG renovable. Desde entonces, se han construido y puesto en funcionamiento las restantes unidades de proceso de la planta y se ha optimizado el proceso de producción.

António Guterres, secretario de la ONU, pide impulsar el desarrollo sostenible

¿Cómo se generará el precursor de PET de base biológica?

El MEG se hace predominantemente a partir de materias primas de origen fósil, como nafta, gas o carbón. El mercado global de MEG representa un valor de aproximadamente $ 25 mil millones.

La tecnología también coproducirá, en menor cantidad, monopropilenglicol (MPG), que tiene una amplia variedad de aplicaciones que van desde resinas de poliéster insaturado (UPR), comúnmente utilizadas en materiales de construcción, hasta productos cosméticos.

La siguiente fase consistirá en proporcionar muestras a socios estratégicos para pruebas y validación. Los resultados de las operaciones de la planta de demostración y la validación de productos serán fundamentales para la decisión de implementar la tecnología a escala comercial.

«Esta primera producción de Mosaik-MEG es un gran paso adelante en nuestro proyecto y subraya el compromiso de Braskem con la Economía Circular a través de químicos renovables. Esta tecnología tiene el potencial para revolucionar el mercado del PET. Es por eso que estamos cada vez más cerca de comenzar a construir esta nueva cadena de valor, para que podamos ofrecer la solución sostenible que la sociedad está buscando”, señaló Gustavo Sergi, director ejecutivo de Químicas y Especialidades Renovables de Braskem.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »