IndustriaNoticiasSostenibilidad

Caretas de plástico y cubrebocas: así puedes disponerlos responsablemente

Para evitar que las caretas de plástico y cubrebocas se conviertan en microplásticos, se pueden realizar sencillas acciones individuales.

Las caretas de plástico y cubrebocas han sido fundamentales en la lucha contra el COVID-19. Existen soluciones que todos podemos adoptar para minimizar el impacto de la contaminación plástica relacionada con la pandemia y seguir utilizando este imprescindible material.

Por ejemplo, de acuerdo al informe COVID-19 Facemask and Marine Plastic Pollution publicado el 28 de diciembre por la organización de conservación marina OceansAsia, con sede en Hong Kong, cuando sea posible, intente usar máscaras faciales reutilizables o máscaras hechas con materiales y plásticos sostenibles.


Te puede interesar: AIMPLAS impulsa proyectos de reciclado y economía circular en empresas del sector plástico


Los autores de este estudio explican que siempre es importante disponer de las caretas de plástico y cubrebocas de manera responsable al final de su vida útil, y proponen minimizar el plástico de un solo uso y apostar por plásticos biodegradables o bioplásticos.

Otra de las recomendaciones es comprar productos o pedir comida para llevar a empresas que ofrecen alternativas sustentables y garantizan el buen manejo de desperdicios plásticos.

¿Cómo eliminar los cubrebocas correctamente?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda desechar los cubrebocas en el cubo de basura “correcto” inmediatamente después de ser usados y evitar su reutilización.

Es importante señalar que los cubrebocas y otros materiales de protección como los guantes de plástico no deben desecharse en el contenedor de reciclaje que contiene envases, latas o desechos orgánicos.

Por su parte, la Asociación Brasileña de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (ABES) señala que los cubrebocas deben colocarse en dos pequeñas bolsas de plástico, una dentro de la otra.

Ate las bolsas firmemente y deséchelas con la basura doméstica general. Si los materiales han estado en contacto con una persona infectada, tenga especial cuidado y escriba «RIESGO DE CONTAMINACIÓN» en la bolsa.

Cabe destacar que para realizar el informe, OceansAsia utilizó una estimación de producción global de 52 mil millones de tapabocas fabricados el año pasado y el peso promedio de tres a cuatro gramos para una mascarilla quirúrgica de Polipropileno (PP) de un solo uso.

Teale Phelps Bondaroff, director de Investigación de OceansAsia y autor principal del estudio, sugiere que se tome en cuenta el uso y desecho responsable del plástico, a fin de seguir gozando de la protección y seguridad que brinda este material.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »