AP99RegionalTop

Carreteras; uno de los grandes retos logísticos 

La rapiña no nada más se da en los supermercados. De acuerdo con Aldimir Torres, presidente de la Anipac, hay casos donde los delincuentes toman camiones y los desvalijan, “se llevan la carga y el mismo camión en partes”. No dejan nada en las carreteras. 

La rapiña es un problema derivado del concepto de valores que hay en el país, señala Aldimir Torres, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac). Basta que se accidente en carretera un camión de cerveza, o detergente, o cualquier insumo, para que aparezcan de inmediato niños, hombres y mujeres, para llevarse cajas. La situación de las carreteras, “es un problema que los industriales enfrentan en México”, destaca en entrevista para Ambiente Plástico. 
De acuerdo con el directivo, los robos ocurren porque muchas personas, en todos los niveles, están acostumbradas a tomar cosas que no les corresponden; “…y por supuesto la Industria del Plástico no se exenta de esta rapiña, tanto las autoridades como la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga tienen identificados corredores peligrosos en nuestro país”. 
Como refiere nuestro entrevistado, hay zonas extremadamente peligrosas; zonas rojas donde los industriales deben pagar no sólo derecho de piso, sino peajes no oficiales para poder circular. “Los puntos más críticos que tenemos identificados son Tamaulipas, Veracruz, Puebla, el Estado de México, Jalisco y Michoacán”. 
La situación de inseguridad en estas carreteras, según refiere, es bastante compleja, y se suma la zona de Guanajuato, “es una lista importante –apunta–, y no significa que en otros lugares no haya incidentes; los hay y muchos, pero en los estados que acabo de mencionar es donde se ha agudizado la presencia o la existencia de robos y asaltos a nuestras unidades”. 
Estos incidentes son difíciles de medir semana a semana, porque hay muchos casos que no son reportados; de hecho, la mayor parte de éstos no llegan a oídos de las autoridades, ya que el reportar consistentemente eleva la suma de las pólizas ante las aseguradoras, por lo que muchos empresarios prefieren asumir el impacto.

“La inseguridad en carreteras no se originó a partir de la pandemia de COVID-19, es algo que hemos venido sufriendo desde hace varios años, no es nuevo y la cosa es que estos incidentes no han reducido”. 

Actualmente, observa Aldimir Torres, los temas que la industria debe atender de manera coordinada son cuatro: 1) la situación del COVID-19, “hay empresas que debemos acatar las instrucciones gubernamentales y otras que tienen que trabajar en su máxima capacidad para garantizar el abasto”; 2) la cuestión ambiental, “lo entendemos y estamos trabajando en consecuencia, generando normas y propuestas”; 3) seguridad en carreteras, “esto nos afecta seriamente a todos los industriales” y 4) gestión de carga adicional, entre ellos la eléctrica, “tenemos un problema muy serio para la manufactura, nos resta mucha competitividad”. 

Desafíos logísticos

La inseguridad en carretera es algo que existe en todos los países, destaca Michael Cuesta, director de mercadotecnia para UPS México. Aunque la compañía no ha registrado un incremento de incidentes en el país, el directivo apunta que la seguridad (en cualquier punto del mundo) no es perfecta, por lo que la firma, en función de atender esta necesidad, integra en sus flotas herramientas tecnológicas.
“Si pasa algo podemos inhabilitar y rastrear el camión; los problemas de seguridad que hemos tenido en el pasado han reducido; no hemos visto un incremento hasta este punto”. 
Por su parte, Satzuki Campos, directora de Operaciones y Logística Natura México, coincide con Aldimir Torres, y comenta que los desafíos en temas de seguridad en carreteras no necesariamente se intensificaron por la situación del COVID-19; este tipo de riesgos, apunta, es un síntoma continuo que ocurre en el país ya desde algunos años. 
“Junto con nuestro agente aduanal y partners, tomamos medidas para evitar percances de esta naturaleza: custodiamos todas nuestras mercancías; es importante no sólo la integridad de los productos, sino también de las personas que manejan los trailers del punto A al punto B; tenemos un gran desafío como país, pero todos, organizados como industria, podemos lograr que la seguridad mejore y evolucione en ese sentido”. 
Satzuki Campos señala como puntos críticos las autopistas entre México, Veracruz y Puebla, además de algunas zonas en la Ciudad de México y el Estado de México; estos incidentes, comenta, ocurren de día y de noche, por lo que Natura ha focalizado más sus estrategias de seguridad. 
Como indica Aldimir Torres, estamos ante una situación crítica, puesto que en las últimas tres semanas de marzo y la primera de abril, se perdieron 347 mil empleos, contra los 342 mil que se generaron en todo el año a nivel nacional. 
En este sentido, la expectativa de crecimiento queda afectada, ya que, entre otros hechos que podrían elevar los índices de inseguridad, disminuyeron las remesas provenientes de los Estados Unidos, además de que, según especialistas, la inversión en México bajó a menos 20%. 
No obstante, al margen de los desafíos en torno a las actividades comerciales, los jugadores clave se muestran optimistas. Coinciden en que México cuenta con las capacidades institucionales, industriales y sociales para enfrentar cualquier tipo de problema y, bajo ese contexto, recomiendan: Quien se pueda quedar en casa lo haga y quien tenga que seguir laborando para garantizar el abasto a miles de familias lo haga de la manera responsable y segura. 
 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »