fbpx
IndustriaNoticiasSostenibilidad

¿Cómo crear tu propia composta?

Un bote de basura y los residuos generados en el hogar pueden generar composta casera. 

Por pasar más tiempo en casa, debido a la cuarentena por COVID-19, podemos generar más desechos, sin embargo, no todo tiene que ir a parar los rellenos sanitarios, puesto que los residuos orgánicos, que llegan a representar el 50% de la basura del hogar, pueden ser reutilizados como composta y para ello sólo necesitas un bote de basura.

Veolia, por ejemplo, un referente internacional en el manejo integral del agua, los residuos y la energía, comparte paso a paso, cómo puedes crear tu propia composta casera. De esta manera, cuidarás el medioambiente, aprenderás una nueva actividad que te permita distraerte en la cuarentena y evitarás saturar a los servicios de limpieza de tu localidad. 

1) Separa los residuos orgánicos como: cáscaras de huevo, restos de verduras y frutas, residuos de origen animal (huesos, piel, carne). 

2) Coloca una capa de tierra de 30 cm de altura a lo largo del recipiente donde crearás la composta, la cual puede incluir follaje y hojas secas.

3) Agrega una capa similar de los residuos que previamente habías separado y altérnalas hasta que llenes tu recipiente.

4) Cuida la humedad. Debes mantener tu composta húmeda pero sin que tenga charcos. Si se seca tu mezcla podría atraer plagas como hormigas u otros animales, si se moja en exceso pueden proliferar los hongos y despedir mal olor. 

5) Mézclala cada dos o tres días para oxigenarla y que obtenga todos los nutrientes que aportará a tus plantas.

Cuando no puedas distinguir los materiales orgánicos estará ¡lista!
Podrás almacenarla en sacos o bolsas y mantenerla en un lugar seco para tenerla a la mano cada que necesites fertilizar tu huerto casero o tus macetas.

Con estos sencillos pasos, podrás reutilizar tus restos de comida y así disminuirás la cantidad de desechos generados, además ahorrarás agua ya que al usarla para abonar tus plantas, éstas retendrán más humedad y no tendrás que regarlas tan seguido. También podrás reducir tu huella de carbono y no tendrás que usar insecticidas químicos. 

Además, si tienes jardín, le podrás devolver los nutrientes a la tierra, podrás controlar la erosión y evitar el desgaste del suelo causado por la lluvia.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar