Negocios y Capital HumanoTop

¿Cómo llevar procesos seguros de manufactura?

Incluso las piezas más pequeñas y discretas, como las empuñaduras, manivelas y botones, deben seleccionarse y evaluarse con cuidado.

De acuerdo con Martín Palacios, gerente de ventas de norelem México, cuando se piensa en fábricas, las personas, lo primero que imaginan, son piezas pesadas en movimiento, y riesgos de aplastamiento, captura y corte. 

Estas primeras consideraciones encierran mucha verdad. Sin embargo, los daños al personal no siempre los provocan los peligros más evidentes, puesto que accidentes leves como los esguinces y las distensiones también representan un porcentaje importante de las heridas registradas en el lugar de trabajo. 

Las lesiones en una planta de manufactura pueden originarse por el esfuerzo repetitivo. Manipular una máquina de forma manual, por ejemplo, afecta, a largo plazo, los músculos, los tendones, incluso hasta los nervios.  

Como enfatiza Martín Palacios, estas heridas llevan a una pérdida de productividad y eficiencia, que, eventualmente, impactarán en la rentabilidad de la compañía. Por lo cual, asegura el directivo, se deben tomar medidas, cuyos componentes estándar se ajusten a los usuarios.

Bajo ese contexto, antes de elegir la empuñadura, es muy importante tener en cuenta la aplicación en la que se utilizará. Se tiene que considerar, en un principio, el riesgo de descarga electrostática (ESD), algo común en entornos eléctricos y electrónicos, o si se requiere de un agarre fácil para mover maquinaria o mobiliario.

Para reducir daños y accidentes en el lugar de trabajo es fundamental que estas pequeñas piezas se usen adecuadamente. Cuando se trabaja alrededor de máquinas o en una fábrica se deben evaluar todos los componentes, además de seguir los criterios y estándares establecidos. Una mejor funcionalidad y un estrés reducido, sólo se logrará con el producto correcto. 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar