AP87

¿Cómo nos va a ir en el mercado?

IHS Markit hace una reflexión sobre el comportamiento de las poliolefinas al cumplirse el primer cuatrimestre del año.

Diversos elementos tienen relevancia en los cambios de la producción de materias primas.

El comportamiento del mercado de poliolefinas en Norteamérica continúa siendo difícil de predecir, sobre todo en un momento en que la primera ronda de expansión de capacidad de Etileno y Polietileno (PE) ya está activa. Sin embargo, el mercado realmente no ha visto los cambios que se esperarían con este tipo de aumento en producción.

Del lado del Polipropileno (PP) tampoco se han cumplido las expectativas que acompañaban la expansión de Monómero de Propileno que se acaba de completar hace unos meses. En medio de estas circunstancias, es importante analizar la causa de las recientes tendencias de estos mercados y, por consiguiente, considerar nuevas posibilidades en el comportamiento de oferta, demanda y precios, a corto plazo.

En el mercado de Polietileno (PE), el inicio del año ha sido un poco frustrante para compradores que han esperado mayor disponibilidad de producto y precios más competitivos como resultado de las 3.2 millones de toneladas nuevas de capacidad que fueron instaladas en Estados Unidos desde el cuarto trimestre del año pasado.

Al contrario, el año 2018 inició con dificultades para encontrar varios tipos de PE y precios altos—una situación difícil de comprender dadas las circunstancias-. Lo que no era tan obvio para algunos participantes de mercado, era que muchas de las plantas nuevas de Estados Unidos tuvieron sus propios obstáculos que superar al arrancar operaciones y, similar a lo ocurrido en la planta de Braskem-Idesa en México, se necesitó un periodo de casi seis meses para llegar a tasas de operación altas y constantes.

Lo anterior causó un largo periodo de escasez, ya que una parte importante de la producción de las plantas nuevas era producto fuera de grado y también la sorprendente alza en demanda vista no sólo en Norteamérica, sino también en China, a causa de sus nuevas políticas en contra de las importaciones de plástico reciclado (por ende, aumentando sus importaciones de resina virgen) así como un aumento en consumo de Polietileno de Alta Densidad para tubería de gas natural para apoyar un incremento en la generación de electricidad a base de gas natural en vez de carbón.

La capacidad nueva de PE mejoró gradualmente su producción, y para fines del primer trimestre de este año, el mercado mexicano vio por fin una amplia disponibilidad de producto y una tendencia de precios más bajos en el segundo trimestre.

Hacia el tercer trimestre, la demanda de PE continúa en un estado robusto a nivel global, y aunque los productores han tratado de aumentar precios desde abril, las estadísticas más recientes de la industria regional muestran un mercado que mejora sus niveles de producción.

Tomando en cuenta una mejor disponibilidad y también una demanda saludable, las proyecciones actuales de IHS Markit reflejan una tendencia de precio generalmente estable para el resto de este año, pero también se debe considerar que, dados los bajos costos actuales de materia prima en Estados Unidos, es factible que la producción de PE mejore y aumente niveles de inventario—algo que podría presionar los precios ligeramente hacia abajo.

En el caso del Polipropileno (PP), desafortunadamente la situación se ha vuelto más complicada.

Después del fuerte y súbito incremento de precios de Propileno y PP, verificado en enero de este año, el mercado parecía entrar a un periodo nuevo de mejor disponibilidad de monómero en el momento que arrancó la nueva planta de Propileno (a base de deshidrogenación de propano) de Enterprise Products Partners, con capacidad de 750,000 toneladas anuales.

Al mismo tiempo, los productores de PP veían este ambiente como una buena oportunidad para incrementar sus márgenes y, por ende, invertir en nueva capacidad de PP en Estados Unidos, y aplicaron incrementos de precios en el segundo trimestre.

La situación parece cambiar de manera tajante, ya que la oferta de monómero—por lo menos para los productores de PP—ya no se encuentra en los niveles de precios esperados y ahora se ve la posibilidad de que los precios de monómero y PP vean otro aumento de precio significante.

Existen, sin embargo, varios factores que están causando esta dinámica de mercado, entre los que se incluyen: Menor producción de propileno de algunas refinerías, incremento de su demanda en la producción de gasolina, fuerte demanda de sus derivados de Propileno, y la habilidad que tiene Enterprise para exportar Propileno de acuerdo con sus necesidades de negocio (las cuales no incluyen PP).

Este escenario claramente tendrá fuertes consecuencias en el mercado de PP, empezando con la entrada incremental de importaciones de resina (algo que se podría ver relativamente pronto) durante el tercer trimestre del 2018 y quizá la posible destrucción de demanda a largo plazo.

Ahora, la gran pregunta será: ¿qué tan rápido podría cambiar esta situación? Dada la complejidad del escenario, lo más prudente sería buscar alternativas de oferta a precios más competitivos sin compromisos de largo plazo para poder monitorear el desarrollo del mercado y ajustar estrategias de compra de forma rápida y adecuada.

Etiquetas

Te interesa

Close
Close