EnvaseMercadosTop

Con el viento a favor

Por Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE)

La industria eólica mexicana incorporó en 2018 la cifra récord de 929 MW y llegó a 5,000 MW de capacidad instalada en operación. Con esta integración, durante su incursión realizó en el país una inversión por más de 9 mil millones de dólares. Para el 2019 se prevé incorporar al menos 1,359 MW de nueva capacidad.

Entre 2019 y 2024 tenemos la oportunidad de triplicar y llegar a cerca de 15,000 MW, que representa una capacidad adicional por 10,000 MW y una inversión por 14 mil millones. Si seguimos en ese camino, la energía eólica será capaz de abastecer alrededor del 15% de la demanda efectiva de electricidad del país.

Ante esta eficacia, la energía eólica se convirtió en un elemento fundamental para alcanzar aspiraciones elementales de la sociedad mexicana, tales como: la satisfacción de sus requerimientos de energía eléctrica a precios cada vez más accesibles y estables; incrementar su soberanía y seguridad energética; contribuir significativamente a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en beneficio de la salud de los mexicanos y apoyar los esfuerzos mundiales para abatir el cambio climático.

Actualmente nuestro sector evita emisiones por 12.9 millones de toneladas de CO2 anual. En este sentido, este año se consolidó el compromiso del sector para incentivar la manufactura mexicana y contribuir a la generación de empleos, además de que incrementó la capacidad de manufactura nacional de aspas para aerogeneradores.

La industria identifica como, cada vez más conveniente, la proveeduría de materiales, equipos, componentes y servicios nacionales. Con el crecimiento que proyecta el sector eólico se podrían generar 30 mil nuevos empleos a lo largo de los próximos seis años, trabajos que son particularmente atractivos para los jóvenes.

La adecuada coordinación con la nueva Administración Federal será fundamental para resolver los retos que enfrenta la industria y establecer mecanismos más efectivos para facilitar los acuerdos con las comunidades en las regiones donde se desarrollan los proyectos, facilitar el acceso de financiamiento, adoptar nuevas tecnologías y contribuir al desarrollo tecnológico, así como consolidar el crecimiento y la cadena de valor nacional.

 

 

Etiquetas
Close