IndustriaNoticias

Cortina del abrazo: el plástico acerca a las personas durante la pandemia

La "cortina del abrazo" se ha instalado en las residencias de ancianos de Sao Paulo y ahora los familiares pueden abrazar a sus seres queridos a pesar de la pandemia.

Uno de los puntos poco explorados de la pandemia por COVID-19 es el drama de miles de personas que no han podido despedirse de sus seres queridos o que permanecen en salas de urgencias, durante días y semanas sin poder abrazar a sus familiares. En Sao Paulo, una “cortina del abrazo” hecha de plástico ha vuelto a reunir a las familias que han sido tocadas por el COVID-19.

El empresario Bruno Zani diseñó la cortina del abrazo, una cortina de plástico flexible y transparente con huecos que permite a los pacientes abrazar y tocar a sus seres queridos. La instalación de esta cortina empezó a generalizarse en junio de 2020 en las residencias de ancianos de Sao Paulo, poco antes de que la pandemia del nuevo coronavirus alcanzará su punto máximo en Brasil.


Te puede interesar: Masterbatches antivirales de Sukano confirman eficacia contra COVID-19


Plásticos contra el COVID-19

Brasil es el segundo país del mundo con mayor número de muertes por coronavirus, sólo por detrás de Estados Unidos, y el tercero en caso, también por debajo del país norteamericano e India. Las férreas cuarentenas, especialmente en residencias de adultos mayores, se convirtieron en medidas que separaban, a veces durante meses, en otros casos de forma definitiva, a miles de personas.

 

Para devolver los abrazos, y la esperanza, Bruno Zani diseñó la cortina del abrazo con plástico flexible traslucido. Zani explicó a Reuters que se gana la vida en el negocio de la decoración de fiestas, que casi ha cesado con la pandemia. Por lo general, dona flores de las fiestas a los hogares de ancianos, donde notó que los residentes ahora tienen pocas oportunidades de ver a sus familiares.

La importancia de los abrazos

Después de hablar con psicólogos, terapeutas y otros especialistas, Zani probó un programa piloto con la cortina de plástico en un asilo de ancianos y planea ofrecerlos en asilos de ancianos en toda la ciudad.

«El punto de partida fue el corazón mismo», dijo Zani, «al ver la dificultad de que un miembro de la familia y un confinado (ser querido) no puedan reunirse».

Zani también explicó que las cortinas de abrazo se desinfectan cuidadosamente después de cada uso para que todos los residentes tengan la misma oportunidad de acercarse contacto con sus familiares y han tenido un importante y positivo efecto en pacientes y familiares.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »