SostenibilidadTop

Crucial el papel de los dueños de marca para generar envases sostenibles

Hay muchas maneras en que los propietarios de marcas pueden reducir, reutilizar o promover el reciclaje y contribuir al desarrollo de envases sostenibles.

Debe entenderse que el papel de los dueños de marcas es crucial para proporcionar soluciones de envases sostenibles al consumidor. La iniciativa para alternativas tiene que provenir de ellos, que por supuesto se fortalecerán mediante sus proveedores de envases a través de actividades de innovación, diseño y desarrollo.

Asimismo, es importante mencionar que la demonización que han tenido los plásticos en las últimas décadas por causa de los residuos ha influido a que muchas empresas busquen solucionar el problema a través del uso de «materiales compostables y biodegradables«. Sin embargo, esta intención podría terminar haciendo menos bien. La verdad es que los envases compostables y biodegradables no son, en la actualidad, opciones viables para el envasado a escala, o tal vez sí, cuando un producto tiene una larga vida útil. 

Los envases compostables también pueden contaminar la cadena de reciclaje, lo que significa, a su vez, que más residuos van a dar al vertedero, en lugar de ser reciclados para crear un nuevo producto.
Los bioplásticos ofrecen beneficios a las empresas que buscan replicar el rendimiento de los plásticos tradicionales, pero con el beneficio medioambiental de utilizar materiales que se derivan de fuentes renovables.

Desarrollo de envases sostenibles 

El objetivo de la economía circular en los envases de plástico puede cumplirse si, al principio, se reduce el uso de plásticos; en segundo lugar, por un aumento de la reutilización y, en tercero, si los plásticos de desecho se reciclan o al menos se desvían del vertedero a otro uso.

El segundo enfoque es el ahorro de material a través de la optimización del tamaño y el diseño del envase. La reducción en el tamaño del envase no nada más se traduce en ahorros de material, sino también en ahorros adicionales en almacenamiento, manipulación y transporte.

Un tamaño de envase optimizado también mejora el rendimiento y minimiza el daño del producto. Este concepto se puede aplicar a los embalajes secundarios y terciarios, lo que resulta en un gran ahorro en los materiales y una reducción de los residuos. Otro concepto más es dar mayor énfasis en los envases de múltiples usos, es decir, un contenedor que se puede rellenar varias veces a través de sobres de recarga o máquinas expendedoras que ya se usan en productos cosméticos y de limpieza.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner