AP84

Cuál fue el comportamiento de las principales materias primas en el año 2017

El año 2017 finaliza de forma complicada para los mercados de resinas en Norteamérica, en donde, independientemente de las incertidumbres normales de la oferta y la demanda para cada material, también acontecieron eventos inesperados, como catástrofes naturales, presiones políticas y financieras y, más recientemente, precios volátiles de petróleo.

Hasta el momento, los mercados de Polietileno (PE), Polipropileno (PP) y Polietilén Tereftalato (PET), han sido de los más sacudidos por estos factores. Ante ello, la firma consultora IHS Markit, casi al término de este año, comparte con los lectores de Ambiente Plástico su análisis sobre lo más sobresaliente de cada uno de ellos.

PE

El mercado de PE es, quizás, uno de los más difíciles de analizar, ya que sus precios aumentaron por los efectos del Huracán Harvey y, ahora también, por la menor demanda y el inicio de las operaciones de nuevas plantas en Estados Unidos Lo que IHS Markit confirma respecto de esta materia prima es que, en efecto, el mercado de PE sigue presionado por la baja oferta de resina, y aunque sí se ha notado mejoría en la disponibilidad de varios tipos de PE, las últimas cifras de la industria indican que todavía podría faltar un mes de producción (más alta) para poder recuperar los inventarios a niveles normales.

A la vez, ya comienzan a operar las flamantes plantas de Chevron Phillips, DowDuPont, Exxon-

Mobil e INEOS-Sasol, y aunque se sabe que estas empresas empiezan a ofrecer producto de estas nuevas unidades, todavía no se ha reflejado en los mercados de Norteamérica ni en los de exportación, lo que sugiere que las nuevas plantas quizás necesiten un par de meses más para poder operar a su máxima capacidad. Por lo tanto, es posible que al comienzo de 2018 no se vea un “tsunami” de resina como se había pronosticado.

Dada esta situación, la expectativa es que, una vez que la oferta se recupere por completo de los efectos devastadores de Harvey, los precios serán presionados a la baja desde diciembre de 2017. A inicios del próximo año, también resentirán presión hacia abajo, pero no de manera tan fuerte y súbita como se había previsto en pronósticos anteriores.

PP

En el caso del mercado del PP, la segunda mitad del año 2017 apuntaba a ser más estable, después del inesperado aumento de precios al inicio del año, causado por una inesperada escasez de monómero de Propileno. Sin embargo, el Huracán Harvey llegó a causar un fuerte incremento de precios que se mantuvo en lo alto aun cuando las plantas de PP no habían sido tan afectadas como las de PE, y la mayoría ya habían reanudado operaciones a finales de septiembre.

En 2017 se esperaba que el mercado empezara a ver reducciones de precios desde finales de octubre, ya que también había pronósticos de reducciones en el costo de Propileno, una vez que la nueva planta de Enterprise empezara a operar en noviembre. Pero ahora, esta previsión se ha tenido que reajustar por culpa del reciente incremento de precios de petróleo que podría mantener los precios de Propileno firmes hasta que arranque la nueva planta de Enterprise.

Ante ello, en IHS Markit anticipamos un mercado de PP con precios relativamente estables para terminar el año; y suponemos que desde el primer trimestre del año 2018, el precio de petróleo volverá a niveles por debajo de los 60 dólares por barril, cuando la planta de Enterprise empiece a operar regularmente y no exporte la mayor parte de esta nueva fuente de monómero.

De ese modo, será posible que el PP vea reducciones significantes de precio durante la primera mitad del próximo año.

PET

Finalmente, el mercado de PET también resintió complicaciones que fueron causadas por el Huracán Harvey—no tanto por las plantas de PET, que de hecho no fueron impactadas por la tormenta, sino por interrupciones en la producción de Paraxileno (materia prima del ácido tereftálico para producir PET), la que sí fue limitada por el huracán y originó un aumento en sus precios.

Lo que en verdad causó que los precios subieran y se mantuvieran altos, fue la repentina suspensión de operaciones de la empresa italiana Mossi & Ghisolfi (M&G), que se declaró en quiebra y que tuvo que parar sus plantas de PET en México, Estados Unidos y Brasil, al igual que la construcción de su planta nueva de PTA/PET en Corpus Christi, Texas.

La expectativa era que los precios se mantuvieran estables hasta que hubiera algún tipo de resolución que dejara que la planta de M&G en Altamira, Tamaulipas, volviera a operar, lo que, efectivamente se empieza a palpar, ya que una línea de producción volvió a operar a mediados de noviembre.

Estas son buenas noticias para el mercado regional, ya que ayudará a balancear la oferta y la demanda, pero falta ver cómo actúa M&G para encontrar una solución que garantice la operación estable de sus plantas en las Américas.

Por ahora, se espera que en el 2018 su planta de Altamira continúe operando a tasas altas, lo que debería empezar a bajar los precios de PET en el año nuevo; pero lo más importante, a largo plazo, será definir el futuro de la planta nueva en Corpus Christi, lo que a todas luces cambiará el panorama una vez que arranque con sus 1.1 millones de toneladas de capacidad para producir PET.

Así es como IHS Markit ve el final del 2017 y se asoma a los primeros meses de 2018. Para profundizar sobre estos mercados, la firma invita a los lectores de Ambiente Plástico a participar en la Conferencia Global de Petroquímicos que se realizará en Houston, Texas, del 19 a 23 de marzo, donde los expertos de IHS Markit presentarán con lujo de detalles los pronósticos más actualizados para los mercados de monómeros y resinas.

 

Etiquetas
Close