IndustriaNoticiasSostenibilidad

Debe ser la economía circular una práctica real advierte la Anipac 

El impacto ambiental de los residuos plásticos depende, en gran medida, de su manejo y disposición final. 

La Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac), hizo un llamado para implementar de forma práctica los principios de la Economía Circular, y empezar a trabajar en su aplicación, por lo cual, es necesario transitar de un modelo lineal basado en: extraer-producir-desechar, a un modelo circular, donde los materiales regresen a la cadena de producción de forma continua, generando así un círculo virtuoso, en el que ningún recurso se desperdicie, dejen de ser agentes contaminantes y se conviertan en materias primas de alto valor.

De acuerdo con Raúl Mendoza, director general de la Anipac, el término de Economía Circular se utiliza frecuentemente, sin embargo, es importante entender su significado, saber cómo aplicarlo en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana y trabajar unidos: sociedad, industria y gobierno, para generar resultados tangibles.

“El concepto no es una moda, sino una necesidad para revertir las repercusiones ambientales actuales. Es generar la competitividad de las empresas, impulsar la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, desarrollar productos y servicios más eficientes, que a la vez reduzcan costos”.

En este sentido, el directivo aseguró que 1) Se tiene que Rediseñar los hábitos de consumo y gestionar los residuos de forma inteligente; 2) Separar la basura, al menos en orgánica e inorgánica, y fomentar el reciclaje; 3) Disponer los residuos de manera responsable; 4) Reutilizar los productos “desechables”; y 5) rediseñar los envases y embalajes, para optimizar su tamaño y reducir la cantidad de material.

Según reportes de Ecoce, el porcentaje de reciclaje de PET a nivel nacional en 2018 fue del 56%, mientras que el de otros materiales plásticos va del 8 al 30%, por lo que es necesario aumentar las tasas y profesionalizar el acopio.

 

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar