EnvaseMercadosTop

Defensa y seguridad: casos prácticos en plásticos y compuestos

El nivel de protección para blindaje se rige bajo la norma STANAG 4569.

El mercado del plástico, y en particular el de los composites, está en alza y con buenas perspectivas de crecimiento a corto y largo plazo. Las enormes posibilidades de aplicación que aportan los segundos, hacen que éstos tengan cabida en todos los ámbitos de la vida moderna.

En comparación con los materiales tradicionales, su importancia en seguridad y defensa deviene en la reducción de peso, el diseño, la facilidad de montaje, un bajo mantenimiento y su mejor comportamiento frente a la corrosión.

La ligereza es un aspecto fundamental, ya que permite ahorros de combustible y abaten las emisiones de CO2 a la atmósfera. Algunos casos prácticos se observan en blindados de embarcaciones patrulla y en infraestructuras y construcciones modulares para situaciones de emergencia que se detallan a continuación:

1) Blindaje

Las embarcaciones, vehículos rodados, aviones, helicópteros, así como prendas de protección personal, se suelen blindar para resistir a proyectiles de diferente calibre.

Lo más importante en protección balística es la elección del tipo de material, que debe ser lo más ligero posible y al mismo tiempo cumplir con requisitos de seguridad.

En vehículos –o en ropa de protección– destacan los aceros especiales, las aleaciones de aluminio y los materiales compuestos. Estos últimos incluyen diferentes tipos de fibra (de carbono, vidrio o aramida) que se impregnan con resinas.

La norma en este campo es la STANAG 4569, de la NATO (North Atlantic Treaty Organisation). Abarca los niveles de protección necesarios para los ocupantes de autos blindados livianos.

Aimplas colaboró en el desarrollo de un proyecto de investigación para embarcaciones patrulla, que requería de un blindaje de bajo peso y el nivel uno de protección de la norma.

Por consiguiente, se realizaron distintos laminados, cada uno con un espesor diferente a partir de una capa cerámica (mezcla de resina termoestable y alúmina) y otra de composite con resina termoestable y capas intercaladas de fibra de vidrio y de aramida.

2) Faro del Puerto de Valencia

Ante las ventajas que plantean los composites, la Autoridad Portuaria de Valencia y la empresa Acciona culminaron el izado de la estructura del nuevo faro del puerto de la ciudad, primero del mundo que se fabricó con materiales compuestos.

Para dicha construcción se contó con el asesoramiento técnico de Aimplas. Su estructura de 32 metros de alto, ofrece al conjunto una mayor resistencia por exposición al entorno marino, además de que reduce las labores de mantenimiento y minimiza el impacto ambiental.

La estructura también resulta innovadora por su mayor autosuficiencia energética. Cuenta con 10 paneles solares que se orientan al sur y un aerogenerador de eje vertical. Asimismo, se dotó con tecnología LED, que permite un alcance de 25 millas náuticas, con un consumo eléctrico de 70 vatios.

3) Construcciones modulares: Refugios

La vivienda transitoria apoya el refugio de familias en condiciones de desprotección, y tiene las siguientes características: Actualizable, Reutilizable, Reubicable, Revendible y Reciclable.

Con base en lo anterior, la constructora Urbana de Exteriores desarrolló unos módulos habitables para misiones de paz y situaciones de emergencia. Se trata de un producto diseñado por Barbarela Studio, con la colaboración de la Universidad de Alicante (UA) y Aimplas.

El complejo, puesto que se desarrolló con materiales poliméricos, ofrece a un costo competitivo mejoras respecto de las tiendas de campaña o contenedores metálicos que se utilizan habitualmente en catástrofes o guerras. Destaca por su fácil transporte y montaje, y por sus mejoras de confort.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar