Desarrollan envases biodegradables para panadería elaborados con desechos de pan.

El Instituto Tecnológico del Plástico, Aimplas, desarrolló un nuevo polímero con el cual se pueden fabricar envases biodegradables para panes y bollos.

 “Buscábamos un polímero hecho a partir de las cortezas de pan de molde y restos de bizcochos que pudiera utilizarse en la conservación de estos productos y que al mismo tiempo fuera biodegradable”, asegura Rosa González, investigadora principal del proyecto en Aimplas.

Fue así y con el apoyo de empresas como Panrico y Grupo Siro, que se logró obtener Ácido Láctico a partir de la fermentación de cortezas y residuos de pan de molde y bizcochos. Ese monómero se polimerizó y se obtuvo Ácido Poliláctico (PLA), materia con la que se fabricó una película para hacer bolsas y bandejas destinadas para envasar diferentes productos del sector de la panadería.

Los nuevos envases presentan buenas propiedades de barrera al oxígeno y al vapor de agua, los que los hace especialmente útiles para el envasado de pastas y bollos. Además, poseen una vida útil de 12 meses, mismo periodo de tiempo al de los envases tradicionales de estos productos, como son los envases de Polipropileno (PP). Otra ventaja que presentan es que reducen el tiempo en que los productos envasados se hacen rancios respecto a los envases tradicionales.

El proyecto fue financiado por el programa de la Unión Europea LIFE+ en el que también  participaron investigadores del CETECE (Centro Tecnológico de Cereales, en España), Leibniz-Institut für Agrartechnik Potsdam-Bornim e.V. -ATB (Instituto de Agricultura, Alemania), y Biocomposites Centre de la Universidad de Bangor (en Inglaterra).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar