Eléctrico-ElectrónicoMercadosTop

Desarrollan recubrimientos de plástico para parques eólicos flotantes

Los sistemas de generación eléctrica flotarán a gran profundidad y lo harán a menores costos.

Los parques eólicos constituyen una forma sostenible, limpia y autóctona de generar energía, tanto en tierra firme como en el mar. Flotando a gran profundidad (para evitar anclarlos, lo que representa un costo más) son más eficientes, pero hasta que no se perfeccione la tecnología, presentan un coste de instalación y mantenimiento muy elevados. 

Para resolver estos problemas, el Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS, participa en el proyecto FLOTANT, cuyo objetivo es desarrollar una solución para la instalación de parques marinos eólicos en aguas profundas (entre 100 y 600 metros) con unos importes de instalación y mantenimientos un 60% y 55% inferiores a los actuales.

La iniciativa, que inició operaciones el pasado mes de abril, se enmarca en el programa europeo H2020 y tiene una duración de 36 meses. Las soluciones que se desarrollan permitirán instalar aerogeneradores de más de 10 MW de potencia gracias a un sistema de amarre y anclaje compuesto de polímeros de altas prestaciones que minimizará los movimientos de la plataforma. Además, contará con un flotador híbrido de plástico y hormigón, un cableado dinámico de bajo peso y un sistema de exportación de energía de gran autonomía.

El proyecto seleccionó entornos diferentes para la instalación de tres prototipos: 1) Equipo de ensayos dinámicos para componentes marinos para el sistema de anclaje y el de exportación de energía; 2) Tanque simulador de condiciones marinas para el prototipo del sistema integral; y 3) El puerto de Taliarte (Gran Canaria) para la caracterización de los nuevos materiales poliméricos en condiciones marinas reales.

El papel de AIMPLAS consiste principalmente en desarrollar y optimizar el sistema de anclaje, cableado y flotación a través del desarrollo de materiales termoplásticos y termoestables con propiedades antialga (antifouling) y antipicadura (anti-bite). Bajo ese contexto, se espera una mejora de los costes en la generación de energía eléctrica hasta alcanzar el rango de 85-95 euros/MWh en 2030, frente a los 107 euros/MWh establecidos en 2018.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar