Uncategorized

El grafeno podría utilizarse en armaduras y trajes de protección militares.

Al grafeno, se le conoce como el material del futuro, uno de los más delgados, flexibles y fuertes del mundo, y que podría revolucionar nuestro mundo con múltiples aplicaciones en la industria de la telefonía móvil, las telecomunicaciones, la fabricación de chips o equipamiento médico. Pero además, este material podría convertirse en una armadura más dura que el acero y el kevlar, capaz de resistir un balazo.

El material fue puesto a prueba de balas por un equipo de investigadores de la Universidad de Massachusetts, quienes dispararon diminutas esferas de sílice en las capas de grafeno, como si se tratara de un microcampo de tiro. Las balas volaron a una velocidad de 6.700 mph, aproximadamente a un tercio de la velocidad de una bala real.

El resultado fue impactante. Las hojas de grafeno absorbieron el impacto dos veces mejor que el Kevlar, el material más usado en los chalecos antibalas, y decenas de veces mejor que el acero.

Esto abre la puerta a un nuevo uso para el grafeno, pues es tan delgado, ligero y fuerte, que podría utilizarse para fabricar trajes y chalecos defensivos para las fuerzas de seguridad o el personal militar. Ahora, la clave consiste en conseguir que el grafeno se pueda fabricar a gran escala sin modificar sus características. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »