SostenibilidadTop

El mundo se vuelve circular: temporada de reparaciones

En este artículo, Mauro Barona explora las tendencias circulares que buscan aminorar los daños del cambio climático en los convulsos tiempos postpandemia.

Aunque en México se planea regresar a los años 70 del siglo pasado mediante las políticas de la 4T, el resto del mundo, luego de Trump, ya regresó a la cordura y puso a tiempo sus relojes, de hecho, ya reavivó el Acuerdo de París, y ya fijó metas precisas para que los países cumplan sus cuotas.

Con la nueva administración estadounidense, a cargo de Joe Biden, la política se está moviendo aceleradamente para revertir el cambio climático y restaurar la tierra. Biden anunció que Estados Unidos se convertirá en el líder mundial para combatir el cambio climático y prometió reducir a la mitad los gases de efecto invernadero (entre 50 y 52% para el 2030).

Otros líderes reconocieron la amenaza del cambio climático y avizoraron oportunidades en un mundo donde “la economía debe ser verde o no será”. Xi Jinping anunció que China logrará la neutralidad en emisiones de carbono para 2060. Justin Trudeau fijó 2030 como plazo para lograr una baja en emisiones del 40 a 45%. Inclusive, Jair Bolsonaro cree que eliminará la tala clandestina en el Amazonas para el 2030 y que Brasil logrará la neutralidad de emisiones en 2050.


Te puede interesar: Presentan los podios de los Juegos Olímpicos de Tokio hechos con plásticos recuperados


Esta tendencia a reparar a como dé lugar quedó exhibida en la última celebración del Día de la Tierra el pasado 22 de abril, cuando a nivel global se pidió, con toda seriedad, sin distracciones ni dilaciones, atender la urgencia de la crisis climática y la degradación del medio ambiente.

El mundo se vuelve circular: temporada de reparaciones
Preservar los distintos ecosistemas es una responsabilidad compartida entre consumidor, industria y gobiernos.

En pocas palabras, se pidió actuar de inmediato, sin tiempo que perder. Este año, que se dedica al tema de la Restauración de la Tierra, también supone una gran oportunidad para realizar importantes anuncios de acción climática con la cumbre de líderes sobre el clima.

Como la pandemia sigue causando estragos, la reunión del Día de la Tierra se celebró de manera virtual, con un encuentro de medio centenar de jefes de estado, en el que participó México con propuestas curiosas, como el Programa Sembrando Vida, que garantiza ingresos de 4,500 pesos para 420,000 campesinos que siembran árboles (aunque un informe de The World Resources Institute asegura que por falta de controles ha provocado una deforestación de 73,000 hectáreas).

Restaurar la Tierra

Estamos desertificando tierras aptas para la agricultura y degradando selvas y bosques (al respecto recomendamos documentales de Netflix, como Cowspiracy: El secreto de la sostenibilidad, que es una alerta de las devastadoras consecuencias de la producción de carne vacuna para el planeta; Seaspiracy, La pesca insostenible, que muestra cómo estamos acabando con la vida marina a través de la pesca intensiva, y Besa el Suelo, donde se explica con detalle cómo es posible rescatar la tierra para obtener una agricultura más sostenible).

No es necesario recordar que los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, incrementan el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas). Vinculado a esas enfermedades, ahora enfrentamos al COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema.

De acuerdo con el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada cuatro meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental.

Tampoco hace falta repetir que los océanos se atiborran de basura –no sólo se colman de plásticos– debido a las malas prácticas de los gobiernos, que no educan a la gente para que no sea tan descuidada, sino que se vuelven más ácidos.

Por otro lado, el calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, así como una sucesión de huracanes en el Atlántico que sigue batiendo récords y trastornando a millones de personas, han puesto al mundo de cabeza y es preciso, cuanto antes, ponerlo en su lugar, de pie.

El mundo se vuelve circular: temporada de reparaciones
Protección del medio ambiente, un proyecto de agenda global.

Los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra. De la salud de nuestros ecosistemas depende directamente la salud de nuestro planeta y sus habitantes. Restaurar nuestros ecosistemas dañados ayudará a acabar con la pobreza, a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva.

El Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, que se lanzará el Día Mundial del Medio Ambiente (el 5 de junio), ayudará a prevenir, detener e invertir la degradación de los ecosistemas en todos los continentes y en todos los océanos. Pero sólo lo conseguiremos si todo el mundo pone de su parte. Recordemos que necesitamos de un cambio drástico hacia una economía más sostenible que funcione tanto para la gente como para el planeta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »