AP97MercadosNormalización

El orden del caos: Un repaso de iniciativas y regulaciones

Por Julio César Sánchez

En los últimos 11 años, de acuerdo con José del Cueto, presidente de la Sección de Fabricantes de Bolsas de la Anipac (Asociación Nacional de Industrias del Plástico), los cambios en las regulaciones de las bolsas de plástico en la Ciudad de México no han tenido seguimiento.
Inclusive, dentro de la administración de cada gobierno, según refiere, se han hecho modificaciones en la legislación y tampoco se les da continuidad. “Ahora nos encontramos con una nueva iniciativa que echa al suelo todo lo que habíamos logrado anteriormente”.

EL RECUENTO

La primera regulación fue el 18 de agosto de 2009; esta medida prohibía la entrega gratuita de bolsas de plástico en la Ciudad de México y exigía una norma de biodegradación.
Aunque hubo algunos intentos de cobrar las bolsas de plástico, al final, por falta de coordinación no se pudo. Además, después de 12 meses de trabajo con el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, no se logró crear la norma. Nunca se llegó a la conclusión de qué era una biodegradación o qué se esperaba de ella”.
El 26 de noviembre del 2010 se modifica de nueva cuenta la Ley de Residuos Sólidos; las bolsas estarían sujetas a los criterios de producción y consumo sustentable, “lo cual nos pareció correcto”. Como explica José del Cueto, “le dieron un plazo de seis meses a la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) para publicar los criterios de producción y consumo sustentable”.
En julio de 2011, con dos meses de retraso, se publicaron estos acuerdos, “ya habían caído en incumplimiento, pero final mente sacaron los criterios: la producción sustentable que minimice los impactos ambientales de sus procesos, sin embargo, la secretaría no cumplió con su responsabilidad: padrones, directorios, entre otras cosas”.
Para la siguiente administración (en julio de 2011) se hace una norma de separación de residuos sólidos: la NOM-0240, que, por cierto, no está implementada al 100%.
Nosotros participamos en ella, y aunque en la administración pasada hubo varios intentos, vemos que no se está separando la basura; están algunos contenedores, pero no está funcionando la separación; falta implementación por parte de la secretaría”.
En julio de 2019 hubo una nueva modificación a la Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de México, “en esta administración no nos escucharon, no hubo ningún acercamiento con nosotros; nos citaron el día que se aprobó la iniciativa. El 9 de mayo de 2019 tuvimos una cita en Sedema y nos dijeron ‘muchas gracias, la modificación a la ley ya está aprobada”.
Esta modificación deja muchas dudas. José del Cueto señala que en la ley se habla de una tecnología que es compostable y que considera unos criterios de compostabilidad, “pero no lo deja claro, tampoco hay una definición de bolsa”, de ahí que la industria insista en que es necesaria la norma, y el reglamento.
El 2 de enero de 2020, después de la entrada en vigor de la ley, se publica el reglamento de los residuos sólidos con planes de manejo para las bolsas compostables y reutilizables, “y nos dejan todavía más confundidos”.
El pasado 10 de enero se instala el grupo de trabajo para la norma de compostables. Las especificaciones para bolsas plásticas y bolsas plásticas de un solo uso, apenas se empiezan a elaborar, “cuando en teoría debió estar antes de la entrada en vigor de la ley”.

OBSERVACIONES

A decir de José del Cueto, cuando, desde el gobierno, hablan que la industria no ha participado y que solamente se quejan de la ley, “bueno, son 11 años que llevamos presentes, de un lado para otro. En todo este tiempo han dejado a las bolsas en una situación de culpables, y tampoco ha habido una acción directa del gobierno ni una visión a largo plazo para atacar este problema”.
Actualmente, apuntó, existe una gran confusión, puesto que hay una campaña de desinformación y un ataque sin bases técnicas ni científicas hacia los plásticos.
Están prohibidos productos que casi no se generan volúmenes. Lo que no se vale es que hay algo que esté en la ley y que luego en la aplicación del reglamento confunda o quieran mezclar más cosas. Hay una gran cantidad de casos absurdos”.
 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »