IndustriaNoticias

El plástico es mejor opción ambiental que sus alternativas: McKinsey

Al observar los impactos directos e indirectos de la producción y el uso de diversos materiales, McKinsey concluyó que, en 13 de 14 casos de prueba, la versión de plástico produjo menos emisiones de GEI.

Pocos materiales han recibido tanta atención negativa en los últimos años como el plástico, muchas veces desde una posición de desconocimiento. Es por esto que la firma de investigación McKinsey realizó una investigación en la que evaluó el verdadero impacto ambiental de la producción de plásticos.

McKinsey publicó un estudio que explora los impactos climáticos de varios artículos, comparando productos duraderos y no duraderos elaborados en plástico con materiales alternativos, incluidos papel, metales y vidrio. Los resultados mostraron que el plástico es una mejor opción para el ambiente que sus alternativas.

Productos plásticos generan menos emisiones contaminantes

La firma evaluó los impactos directos de los gases de efecto invernadero (GEI) de la producción y el uso de materiales, así como los impactos indirectos, como la eficiencia del combustible en los vehículos, la prevención del deterioro de los alimentos y la habilitación de la eficiencia energética.


Te puede interesar: Heineken México conmemora el Día Mundial del Reciclaje


“Los plásticos son omnipresentes en la economía mundial y son tema de debate frecuente, desde su impacto en la contaminación marina hasta su reciclabilidad. Sin embargo, a menudo se pasa por alto su papel en la mejora de la eficiencia del uso, como la disminución del deterioro de los alimentos y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)”, destacó la firma en el estudio.

El informe comparó los siguientes 14 tipos de productos diferentes: bolsas de comestibles (HDPE frente a papel), envases de alimentos húmedos para mascotas (PET/PP frente a aluminio o acero), botellas de refrescos (PET frente a aluminio), envases de carne fresca (EPS/PVC frente a papel ), bidones industriales (HDPE frente a acero), envases de jabón (HDPE frente a vidrio), tuberías de alcantarillado municipal (PVC frente a hormigón o hierro dúctil), tuberías de agua residenciales (PEX frente a cobre), aislamiento (PU frente a fibra de vidrio), muebles (PP frente a madera), tanques de combustible híbridos (HDPE versus acero), cubiertas superiores de baterías de vehículos eléctricos (PP/fibra de vidrio versus acero), alfombras (PET/nylon versus lana), camisetas (PET versus algodón), recipientes de leche (HDPE versus papel) y vasos de agua (EPS versus papel).

Al observar los impactos directos e indirectos de la producción y el uso de esos productos, en 13 de esos 14 casos de prueba, la versión de plástico produjo menos emisiones de GEI, según los autores del informe de McKinsey.

La excepción fue el tambor industrial, que genera más gases de efecto invernadero durante la producción, pero dura el doble y normalmente se recicla al final de su vida útil.

Cabe destacar, sin embargo, autores del informe reconocieron que su análisis analizó solo un aspecto del uso de materiales, la generación de GEI, y no abordó la importante consideración de la contaminación marina.

El estudio concluyó que en una economía baja en carbono y de alta circularidad, los beneficios de los plásticos en relación con materiales como el aluminio disminuyen. Es posible que Europa ya haya logrado tal economía.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner