AP109TopVidas

El poder envolvente de las tapas de los envases de café

¿Quién creó las tapas de los envases de café de plástico? El aroma de la historia de un invento que te deja caminar con tu “café para llevar”, pero sin quemarte en el intento, es entrañable.

La gran variedad en el diseño de estas tapas hace muy difícil precisar la autoría de esta invención, pero definitivamente la más reconocida es la Coffee Cup Lid (Solo Traveler) de 1986, del diseñador Jack Clements, la cual marca un hito en este campo. Un año antes, en 1985, Clements recibió la encomienda de encontrar una mejor manera de tomar café para llevar. Y lo logró.

Tan es así que su tapa formó parte de la maravillosa exhibición Humble Masterpieces, del MoMA, en 2004. Este tipo de tapa ofrece un cierto grado de «comodidad en la boca» y también tiene un espacio «alzado» adicional dentro de la estructura de la tapa para acomodar tapas a bebidas espumosas.

El diseño de la tapa abovedada que evitaba el derrame e incluso acomodaba la espuma en los lattes es muy destacable. Poco después, la tapa se convirtió en un estándar de la industria y le dio a la compañía un ingreso anual de millones de dólares (2,000 millones, dicen algunas fuentes).


Te puede interesar: Resirene se asocia con UBQ Materials para crear el primer poliestireno con UBQ™


Pero no es la única invención para no quemarse los labios; se conocen al menos 40 diferentes patentes individuales de tapas plásticas de café desde 1934.

El poder envolvente de las tapas de los envases de café
La investigación y el desarrollo fueron clave antes de que el consumidor pudiera disfrutar de un buen café para llevar

La tapa plástica para bebida caliente en vasos de espuma de Poliestireno y envases de cartón han existido desde la década de los años 70. Antes de esta invención, las tapas de cartón eran la única opción.

Inclusive, antes de registrar esa hazaña hubo algunos intentos que vale la pena reseñar: A finales de los años 70, cuando uno ordenaba café para llevar, usualmente se tenía que hacer un orificio en la tapa de plástico si uno quería tomarlo. Esta maniobra era tan complicada que uno se arriesgaba a quemarse.

Por ello, en los años 80, varios ingenieros especializados en envases de comida procuraron dar solución al problema. William y Kenneth Dart, de la firma «Dart Container», idearon una novedosa tapa para tazas de café descartables, y la patentaron en 1981: era un disco de plástico con una lengüeta que se presionaba hacia abajo. Servía como válvula. Una vez que se terminaba de tomar el té o el café, la lengüeta regresaba a su lugar y evitaba derrames.

Las tapas de la «Dart Container» fueron diseñadas para desanimar a los clientes de empujar las tapas de las tazas de café con agua hirviente. Pero las personas continuaron haciéndolo de todos modos. En 1992, el caso más famoso fue el de Stella Liebeck, quién sufrió quemaduras de tercer grado cuando se le derramó el líquido ardiente en las piernas mientras destapaba una taza de café del McDonald’s.

En 1994, la señora Liebeck ganó una demanda millonaria contra la cadena McDonald’s (una compensación de 2.86 millones de dólares en perjuicios) y con ello obligó a que se incluyeran en estas tapas las advertencias sobre su uso.

Después del caso Liebeck, las tapas ofrecían señales de advertencia en las tapas, y no sólo eso, las cadenas de restoranes como Wendy´s, aprovecharon para imprimir también sus logos y agregar «marcas» para que el cliente pudiera identificar si el café contenía crema o azúcar.

Los coleccionistas                                    

Dado el número de variaciones del diseño básico, es difícil atribuir la actual tapa de café a un sólo inventor. Louise Harpman, una arquitecta, y su pareja, Scott Specht, presumen acumular la mayor colección de tapas descartables del planeta, y aseguran que han encontrado diferencias regionales.

El poder envolvente de las tapas de los envases de café
Colección de tapas de Louise Harpman y Scott Specht

Claro, admite la funcionalidad de la elegante tapa diseñada por Jack Clements «Solo Traveler», que tiene un orificio para beber el café en sorbos, y subraya, como se apuntó líneas arriba, que la tapa ha sido incluida en la inolvidable exhibición «Humildes piezas claves» en el Museo de Arte Moderno.

Harpman no está segura de contar con la tapa de la primera edición de 1986 de «Solo Traveler»: «…es imposible saberlo, porque las tapas no están estampadas por fechas”.

Aunque los primeros ejemplos de tapas para bebidas se diseñaron para bebidas frías, el verdadero florecimiento en el diseño y la producción de tapas para bebidas se remonta a la década de 1980, cuando, por fin, la sociedad decidió caminar, conducir o viajar a la vez que bebía líquidos calientes.

Una encuesta rápida del registro de patentes revela que en Estados Unidos había nueve patentes para tapas de bebidas especiales en la década de 1970, y que luego, en la década siguiente, de 1980, saltó a 26 patentes individuales.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner