AP95Sostenibilidad

En vez de criticar por criticar

Por Julio César Sánchez

Como enfatiza Lourdes Aduna, especialista en temas de Economía Circular, googleando se encuentran fotografías de millones de neumáticos abandonados en el fondo de los pantanos, donde animales como los cocodrilos se quedan atorados y mueren por asfixia. Pero, ¿por qué la consigna social no inicia una campaña que prohíba esas llantas?
Ella subraya que gobierno, sociedad y organizaciones deben ser más cuidadosos con lo que proponen y, bajo ese contexto, agrega una segunda interrogante: ¿realmente, nuestras iniciativas están solucionando el problema?
Considerando que el manejo de residuos sólidos requiere de una separación adicional (independientemente de que en México no existe una planta de composta), la experta en desarrollo sostenible pregunta a los participantes del foro internacional The Green Expo 2019: “¿estamos preparados para manejar plásticos compostables o biodegradables?”

CIRCULARIDAD DE LOS DESECHOS PLÁSTICOS

A lo largo de tres décadas de trabajar con residuos, Guillermo Román, consultor internacional, señala que en los últimos cuatro años el enfoque ha sido hacia el plástico: Disminuir el consumo, un tema de prevención y control; Hacer modelos de negocio con un enfoque social; Innovar e implementar nuevas acciones.
Al respecto, el especialista en residuos sólidos precisa que todos hablan del plástico, pero pocos saben que son 360 millones de toneladas de consumo mundial, de las cuales 180 millones son de un solo uso, los más cuestionados.
“Los desechos se producen inevitablemente y el objetivo del manejo de RSU (Residuos Sólidos Urbanos), como indicó Ellen MacArthur a principios de 2016, es mejorar la cadena de reciclado y disminuir el consumo. Ante un escenario como este, es necesaria la colaboración de todos los actores alineados a la vida de un producto”.
El acopio, agregó Guillermo Román, es la fase más difícil al trabajar con residuos y, en este sentido, destacó que los productores de resinas deberían considerar que el tamaño de negocio en este sector es de 700 mil millones de dólares por año, pero al transformar el material plástico de la basura su valor podría alcanzar el millón de millones.
“Obviamente se tiene que cambiar el patrón de consumo y el comportamiento del usuario. Las personas deberían llevar sus bolsas ecológicas al supermercado. Es maravilloso el plástico, pero sus ventajas se transforman en obstáculos cuando se convierte en residuo”.
Asimismo, expuso que en México los retos siguen siendo de manejo especial, como en el caso de los plásticos retardantes a la flama, elementos tóxicos.

LIMITACIONES

En torno a los bioplásticos, Mariana Albarrán Flores, quien preside la Comisión de Economía Circular de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac), explica que no hay soluciones únicas: “Ni todo va a ser un bioplástico, ni todo tiene que ser de componentes reciclados”.
La representante de la Anipac hizo hincapié en las divisiones, familias y categorías de los nuevos materiales. En primer lugar, los plásticos biobasados, que provienen de una fuente renovable, como un Polietileno verde base caña de azúcar y, por otro lado, aquellos compostables, que solo se biodegradan en composta industrial.

EL PET Y EL VALOR DE LA PEPENA

El año pasado se recogieron 440 mil toneladas de PET (Polietilén Tereftalato), que de acuerdo con Santiago García González, coordinador de Comité de Reciclaje de Ecoce, equivalen a 440 millones de kilos. El precio promedio por kilo, especificó, anduvo cerca de los 8 pesos.
A decir del directivo, eso es más de 3 mil millones de pesos, que se dividen entre 30 mil familias destinadas a la pepena, lo que en otras palabras significa que son más de 100 mil pesos por familia al año, un porcentaje superior al ingreso por salario mínimo.

INVERSIÓN MILLONARIA

Actualmente, el relleno sanitario es la tecnología base más empleada para la disposición final de los residuos sólidos, por su reducido costo con respecto a otras opciones.
Jorge Sánchez Gómez, gerente general de sistemas de ingeniería y control ambiental de SICA (Sistemas de Ingeniería y Control Ambiental S.A. de C.V.), informó que el impulso al sector de residuos sólidos en los últimos años registró una inversión histórica de 2 mil millones de pesos y los resultados no fueron los esperados, puesto que las prácticas empleadas, particularmente en el segmento de disposición final, siguen siendo deficientes, marginales y con graves efectos al medio ambiente y a la salud pública.
“El relleno sanitario enfrenta grandes desafíos por las dificultades para encontrar sitios adecuados a distancias que resulten económicas, así como por su tendencia a convertirse en tiraderos a cielo abierto, por el pésimo gerenciamiento con el que se maneja y por la irresponsabilidad de las sociedades actuales, que privilegian intereses particulares, sobre el interés público”.

INDIA, SABE; AMÉRICA LATINA, NO

Consumo de plásticos en India: 14.7 MMT en 2017 y genera 9.4 MMT/año de desechos, de los cuales 2 MMT/año son recolectados. Porcentajes del total: 42% envases y embalaje, 24% productos de consumo, 14% construcción y 13% productos industriales.
Los desechos plásticos constituyen alrededor del 7% de total de los desechos sólidos urbanos generados en India por día, de los cuales 50% son botellas, contenedores y bolsas producidos con cuatro principales resinas: PP (Polipropileno), PE (Polietileno), PET (Polietilén Tereftalato) y PVC.
Por su parte, en América Latina no existe un conocimiento preciso de la generación de residuos plásticos: como su flujo y distribución, o su impacto en la vida marina y su manejo.
Fuente: Guillermo Román, consultor internacional en RSU

EL PRIMER BIODIGESTOR EN LATAM

En entrevista para AP, Marco Antonio Lemus Ramírez, coordinador de la Planta de Biodigestor de Atlacomulco, Estado de México, informó que los desafíos de la planta iniciaron como resultado de un mal diseño. “Es una planta llave en mano, pero en este caso el constructor no hizo un buen diseño y por consiguiente nunca operó”.
De forma adicional, destacó que con el actual gobierno, encabezado por el ingeniero Roberto Téllez Monroy, se ha fortalecido el trabajo de rehabilitación, y desde febrero ya se prepara abono orgánico para campos de cultivo e invernadero.
“El biodigestor es un cilindro de concreto de 30 metros de diámetro y seis metros de altura. Su diseño ineficiente derivó en 26 fisuras. Hasta febrero teníamos una grieta por la que manaba diariamente un metro cúbico de su contenido. Tan solo en cuatro meses lo rehabilitamos”.
Asimismo, destacó que la Planta de Biodigestor de Atlacomulco cuenta con el apoyo del Instituto Tecnológico de Toluca y del Instituto Interamericano de Tecnología y Ciencias del Agua (IITCA) a través de los servicios de laboratorio. A partir del 5 de septiembre la planta empezó a producir biogás como parte de los procesos de rehabilitación.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »