MercadosSostenibilidad

La energía versátil que representa el Hidrógeno renovable

El hidrógeno renovable y el de baja huella de carbono podrían llegar a suponer entre el 10 y el 20% del consumo energético mundial.

El hidrógeno renovable y el de baja huella de carbono pueden ser dos recursos energéticos de gran potencial para la industria, la movilidad o el sistema eléctrico, siempre y cuando cuenten con un marco regulatorio adecuado que permita el desarrollo de este tipo de proyectos y haga posible su rentabilidad. Repsol trabaja en distintas opciones tecnológicas para generarlos de forma competitiva.

«Se estima que, una vez desplegados en todas sus posibles aplicaciones, el hidrógeno renovable y el de baja huella de carbono lleguen a representar entre el 10 y el 20% del consumo energético mundial«, explica Elena Verdú, científica senior de Desarrollo de Procesos de Repsol Technology Lab. «Por ello, dentro de nuestro compromiso con la transición energética, apostamos por el desarrollo de tecnologías de producción de este tipo de hidrógenos«.

La energía versátil que representa el Hidrógeno

La apuesta de Repsol

Entre sus ventajas, el hidrógeno renovable es una alternativa más sostenibles frente al hidrógeno convencional que se emplea en la industria, principalmente en la producción de amoniaco y refinado de petróleo.

Para Repsol, este recurso servirá como materia prima para la fabricación de combustibles sintéticos con cero emisiones netas en la planta que la compañía planea construir en el puerto de Bilbao, España.

En la actualidad, la compañía es el primer productor y consumidor de hidrógeno en España, al contar con algunos de los centros industriales más importantes del país.

Electrólisis a partir de agua

Hidrógeno renovable

En el ámbito de la movilidad, el vehículo de pila de combustible propulsado por hidrógeno es una de las opciones para descarbonizar el transporte pesado por carretera, principalmente.

Una de las tecnologías para producir hidrógeno renovable, es la electrólisis a partir de agua, «que consiste en la separación de la molécula de agua en hidrógeno y oxígeno mediante la aplicación de energía eléctrica. Siempre que la electricidad provenga de una fuente renovable, el hidrógeno producido conlleva cero emisiones de CO2«, describe Verdú.

Te puede interesar: Bioplásticos a partir del almidón de maíz: un desarrollo de la Universidad de Guadalajara

La electrólisis con energía eléctrica renovable será el proceso empleado para producir el hidrógeno renovable que se utilizará, junto con CO2 capturado, para elaborar los combustibles sintéticos con cero emisiones que Repsol fabricará en su futura planta de Bilbao. Entre los retos para que despegue esta tecnología, están los  costes de producción hoy superiores al hidrógeno convencional. “En el caso de la producción por electrólisis, el factor más determinante es el precio de la electricidad«, que supone el 70-75% del gasto, explica Verdú.

Finalmente, para que las soluciones basadas en el hidrógeno sean realmente competitivas, uno de los requisitos clave es contar con un marco normativo adecuado, solo de esta forma se podrá producir la verdadera eclosión de esta tecnología.

Para más información visite www.repsol.com/es/index.cshtml

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »