BioplasticosMaterias Primas

Enzimas que comen poliéster aceleran la desintegración de plásticos biodegradables

Para lograr la descomposición a grandes velocidades, los científicos incrustaron enzimas capaces de comer el poliéster en el plástico a medida que se fabrica.

Los plásticos biodegradables son una de las más importantes apuestas de la industria y los científicos siguen desarrollando técnicas y procedimientos para acelerar el proceso de degradación. Ahora mismo, científicos de la Universidad de Berkeley y de la Universidad de Massachusetts Amherst encontraron un nuevo proceso para descomponer más rápido los plásticos biodegradables.

El resultado de este proceso fue la degradación de envases plásticos en tan solo unas semanas, con solo calor y agua. De acuerdo con los investigadores, este avance podría resolver los desafíos de gestión de residuos en bases operativas de plásticos y ofrecer mejores soluciones para la descomposición de plásticos.

Enzimas que comen poliéster

Para lograr la descomposición a grandes velocidades, los científicos incrustaron enzimas capaces de comer el poliéster en el plástico a medida que se fabrica.

Te puede interesar: ¿Bioplásticos a partir de la madera? Es posible

«Cuando se expone al calor y al agua, la enzima se encoge y comienza a consumir el plástico en su composición», destacó la doctora Stephanie McElhinny, gerente del programa de la Oficina de Investigación del Ejército.

Según observaron los investigadores, las temperaturas más altas hacen que la enzima sea más eficiente para desintegrar los plásticos biodegrables. Al volverse más eficaz, la enzima no sólo puede romper la cadena de polímeros, sino que se puede eliminarla para después pasar a la siguiente cadena.

Enzimas que comen poliéster aceleran la desintegración de plásticos biodegradables

¿Qué ventajas tiene el nuevo proceso?

Un artículo publicado en la revista Nature señala que el proceso elimina los microplásticos, un subproducto de muchos procesos de degradación química y un contaminante muy dañino para el medio ambiente.

Los investigadores involucrados afirman que este nuevo método puede deshacer hasta el 98% de la estructura de los plásticos, reduciendo su composición en moléculas muy pequeñas. En términos generales, los resultados obtenidos por los investigadores apuntan a la obtención de nuevas estrategias para incorporar las biomoléculas en materiales plásticos a fin de reducir el impacto ambiental.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »