fbpx
Top

Enzimas que degradan los plásticos y generan subproductos reutilizables

Sectores importantes, donde los plásticos son esenciales, como la industria Aeroespacial, se beneficiarán de esta iniciativa sostenible. 

El presupuesto global para el proyecto Bizente, el cual busca encontrar la solución que descomponga en un 27.5% los residuos plásticos de los materiales compuestos termoestables que llegaron al final de su ciclo de vida y reducir en un 40% la emisión al medioambiente, tendrá un margen de investigación de mayo de 2020 a abril de 2024. 

Este estudio, del centro tecnológico aragonés Aitiip, en el que participan 10 socios de cinco países, asciende a 3.18 millones de euros, de los que la Comisión Europea aporta 2.5 millones. 

La iniciativa responde a los desafíos de sostenibilidad y economía circular que debe afrontar en los próximos años la Unión Europea. 

Como es de todos conocido, hoy en día no existe una solución definitiva para recuperar los materiales compuestos termoestables, ya que éstos se acumulan en los vertederos y casi siempre en espera de la incineración.

Retos terrestres y aeroespaciales

Según estudios recientes, sólo en el sector de la aeronáutica hay más de 12 mil aviones a punto de llegar al final de su ciclo de vida útil. Estos aviones contienen de un 20 a un 40% de composites, cantidad que en las aeronaves de fabricación actual alcanzan hasta el 70%. 

Sin embargo, esta es una problemática que se replica en las industrias de la Construcción, Automotriz, Energía, Electrónica y Deportes. 

Ante este panorama, Bizente trasciende como el primer proyecto financiado por la Unión Europea que emplea tecnología enzimática para trabajar los materiales compuestos al final de su vida útil. 

Con esta iniciativa no sólo se logrará la biodegradación controlada mediante el uso de enzimas, sino que se amplía el proceso biocatalítico a un nuevo tipo de materiales plásticos: Epoxi, Poliéster y Viniléster, nunca antes abordados en la cadena de valor. 

El impacto, aseguran, devendrá en creación de riqueza y empleo, puesto que los socios generarán 16 puestos de trabajo directos al cierre del proyecto, además de que su contribución socioeconómica se traducirá en hasta 1,800 empleos indirectos en los sectores de gestión de residuos, biotecnológico, químico y transformadores del composite. 

Industria del reciclaje

A partir de esta iniciativa se prevé un aumento estimado del 15% en el empleo destinado a reciclaje y gestión de residuos plásticos en los próximos 15 años.

Cabe mencionar que los diferentes bloques de trabajo de Bizente engloban la evaluación medioambiental con perspectivas social y económica, así como la difusión y concientización social, la definición de estrategias de negocio, formación de personal capacitado, seguridad en materia de toxicidad y el cumplimiento de las normas. 

 

 

Etiquetas
Te interesa
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar