AP 112SostenibilidadTecnologíaTop

Hacia el cero que vale: Inyección de Plásticos

La Industria del Plástico trabaja desde hace tiempo sin descanso en el tema de la sostenibilidad y la eficiencia de los recursos. De hecho, las empresas que conforman este sector evalúan todas las posibilidades y actividades de protección del clima a lo largo de toda la cadena de valor para sus clientes.

Cada vez más empresas están definiendo la neutralidad climática como un objetivo corporativo estratégico central. De hecho, es el tema nuclear que dominó los avances que se presentaron durante la Feria K 2022. Los productores de maquinaria de inyección de plásticos ya asumieron esta tendencia y muestran grandes avances para sumar al final, en el horizonte de sus desarrollos, las cero emisiones.

¿Linear o circular? ¿Ficción o realidad?

El nuevo objetivo de descarbonizar el planeta a mediados de este siglo implica también hablar de economía circular, que, por definición, es aquella que es regenerativa por diseño y tiene como objetivo mantener los productos, componentes y materiales en su mayor utilidad y valor en todo momento.

No obstante, es transcendental desvincular el discurso político de los hechos científicos. El tema es muy complejo sobre todo porque muchos aspectos ambientales, económicos, técnicos, sociales y políticos deben ser considerados a la vez, de modo simultáneo.

Este nuevo modelo económico procura desvincular globalmente “el desarrollo económico” a partir del “consumo finito de recursos”, sostiene la definición utilizada por la Fundación Ellen MacArthur, y la cual expresa dos mensajes: en primer lugar, reconoce que las actividades económicas necesitan de insumos naturales (energía y material) y que generan productos en forma de residuos, así como emisiones.

En segundo lugar, encarna la promesa de que, a través de las innovaciones, la tecnología, el ingenio humano y el mercado se puede desacoplar a la economía de la naturaleza.

Siendo analíticos, se puede concluir que ambos mensajes no son consistentes entre sí, como suele suceder con cualquier discurso político. La transformación de la economía lineal tradicional a una circular es el tema pico de los debates actuales sobre política medioambiental, tanto en Suiza como en la Unión Europea.

Mientras que la economía convencional se puede caracterizar como «comprar-usar-tirar», una economía circular se define como un bucle que minimiza el uso de materiales, los flujos de energía y los impactos ambientales sin comprometer la riqueza económica, así como el progreso social y técnico.

Equipo directivo de Haitian México en el Open House de la planta de Haitian
International en Acatlán de Juárez, Jalisco.

Una economía circular es algo más que una política de gestión de residuos. Esto motiva de inmediato una pregunta: ¿la economía circular es simplemente la consecuencia de ignorar el conocimiento generado en distintos campos científicos interdisciplinarios de la teoría económica dominante? Y en ese caso ¿es sólo pura ilusión o ciencia popular de las élites políticas?

Lo importante es que, para limitar los efectos del cambio climático, es necesario reducir las emisiones de dióxido de carbono que se asocian con cada uno de los sectores productivos. La teoría dice que se pueden lograr reducciones significativas mediante el uso de tecnologías y políticas apropiadas, no obstante, es un trabajo de titanes y aún faltan muchos retos que confrontar.


También lee: La estrategia de “los cinco” Impacto en los commodities


Las empresas están registrando y calculando sus emisiones y diseñando una estrategia a la medida para reducir su propia huella a través de controles de eficiencia y la compra de electricidad verde. Sin embargo, es claro que por mucho que las empresas se esfuercen, siempre habrá emisiones residuales, ya sea de sus propios procesos, de la movilidad de los empleados o de la compra de materiales.

El moldeo por inyección de plástico es simple, confiable y
extremadamente eficiente.

El sector industrial incluye muchos procesos de gran consumo energético que son difíciles de descarbonizar. Las altas emisiones en el sector de maquinaria se producen sobre todo por la industria metalúrgica. La fabricación de hierro y acero requiere de calor de proceso a alta temperatura, que se suministra por lo común a través de combustibles fósiles, aunque algunas firmas experimentan con procesos de cogeneración empleando “energía verde”. Los productos industriales se utilizan en todo el globo y, por lo tanto, la asignación de emisiones es un empinado desafío.

Para orientarse de plano hacia la descarbonización de la industria, deberá aumentarse la eficiencia energética en todos los sectores industriales, por ejemplo, mediante la integración de procesos. La utilización del calor residual, aunada a la fuente de calor, puede disminuir la demanda de energía primaria. Siempre que sea posible, el cambio de combustible, el despliegue de hidrógeno «verde» y la contaminación de los procesos pueden disminuir las emisiones de CO2.

Con todo esto, es importante entender que la sostenibilidad implica una producción ética, responsabilidad científica y ambiental y, al mismo tiempo, desarrollo económico… Sin ninguna de esas cosas, es imposible ser sostenible.

Mercado de inyección de plásticos

El moldeo de plástico se emplea de manera amplia en la fabricación de diversos productos, que van desde los envases simples hasta piezas complejas, tales como conectores, pantallas, teléfonos móviles, productos electrónicos, autopartes, lentes ópticas de plástico y productos de aplicación biomédica. Con la creciente diversificación de productos y la gran cantidad en los requisitos funcionales, la tecnología para procesamiento de plásticos se mantiene día a día en pleno auge. Los productos plásticos y la industria ocupan una posición en extremo importante a nivel mundial y su desarrollo es incesante. Por ende, también la maquinaria para su transformación.

La automatización en las máquinas de moldeo por inyección ayuda a reducir los costos de fabricación.

A pesar de que, previo al año de la pandemia, las ventas de maquinaria mostraban un período de desaceleración con pérdidas de 1% en ventas, la producción mundial de maquinaria tuvo un aumento significativo (13%) en el año 2021, alcanzando un récord de 35.6 millones de dólares aproximadamente, según estimaciones de diversas fuentes analizadas por Ambiente Plástico.

El año 2021 marcó un parteaguas en las ventas globales de maquinaria para transformación de plásticos y China se colocó, por primera vez, como el líder mundial en exportaciones, mientras los fabricantes europeos mostraron una ligera contracción, como se puede ver en la Figura 1.

Figura 1

 

En cuanto a la producción, los productores originarios de China mostraron un promedio de crecimiento del 15% el año pasado, mientras que para los europeos fue del 11%. De esta forma, Alemania pasó al segundo lugar mundial de exportaciones con un crecimiento del 9.4%.

Con numerosas aplicaciones industriales, el moldeo por inyección de plástico es la técnica más utilizada y las piezas fabricadas son la solución perfecta para numerosas industrias que se esfuerzan por producir un gran volumen de piezas de alta calidad y rentables. De acuerdo con los especialistas, el tamaño del mercado de máquinas de moldeo por inyección se valoró entre 15 y 16 mil millones de dólares en 2021, lo que representa el 45% del total de las ventas globales de maquinaria para procesamiento de plástico, y así lo muestra la Figura 2.

Figura 2

Para el año 2030 se proyecta que alcance los 22 mil millones de dólares, expandiéndose a una tasa de crecimiento de entre 2 y 4%.

Se estima, después de consultar a varios expertos en el tema y haciendo un prorrateo básico, que el valor promedio de una inyectora fluctúa en alrededor de los 150 mil dólares, de manera que podemos estimar que la cantidad de máquinas inyectoras que se han vendido año con año oscila entre 100 y 120 mil unidades.

Haitian International, el fabricante más grande del mundo de máquinas de moldeo por inyección, con sede en Ningbo, China, reportó un máximo histórico para la compañía en 2021 ya que sus ventas totales fueron de 56 mil unidades (2.5 mil millones de dólares). Por primera vez en la historia, la firma alcanzó exportaciones anuales de más de 10 mil unidades, con ventas totales en el extranjero que alcanzaron los 775 millones de dólares, un aumento del 40.1% con respecto a 2020.

Gracias al moldeo por inyección miles de personas pueden tener a su alcance infinidad de artículos de plástico.

Por tamaño de inyectoras (en relación con la fuerza de cierre), el 28% lo representan los equipos de hasta 100 toneladas; mayores de 100 y de hasta 250 toneladas, el 32%; de 250 hasta de 500 toneladas, el 22%; de más de 500 hasta 1,000, el 11%; y aquéllas de más de mil y hasta 2 mil toneladas, el 4%, y por último, el 3%, las mayores de 2 mil toneladas, como lo refiere la Figura 3.

Figura 3

El mercado automotriz representa en la actualidad la mayor participación de ventas de inyectoras (24%) debido a que opera a marchas forzadas como respuesta a las políticas que se han querido implementar para que, por lo pronto, en Europa, a partir de 2035, todos los automóviles nuevos que se comercialicen deberán ser de cero emisiones. Así lo propuso la Comisión Europea para alcanzar la neutralidad climática. Ver Figura 4.

Figura 4
1 2 3 4Página siguiente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner