Uncategorized

Impresión 3D de plásticos: transformando la manera de crear.

Puede sonar como una fantasía futurista; sin embargo, ahora es posible crear objetos tridimensionales (desde un juguete hasta una exquisita pieza de joyería) desde la comodidad de tu casa. Este puede ser el futuro de la fabricación.

La impresora

A diferencia de las impresoras tradicionales que imprimen sobre papel con el uso de un chorro de tinta, las impresoras 3D emplean por lo general plásticos u otros materiales en polvo, para crear un objeto capa sobre capa, en tres dimensiones. Aunque parece extraño llamarle “impresión”, cuando se crea un objeto real, este es el término técnico.

Antes de imprimir es necesario contar con un software que permita convertir imágenes a tres dimensiones, con datos extremadamente precisos.

Algunas impresoras son lo suficientemente pequeñas para su uso en un escritorio, pero existen otras tan grandes como para crear equipos industriales.

Fabricación

El uso de las impresoras 3D se está expandiendo rápidamente en innumerables campos, como la medicina, arquitectura, arte, entre muchos otros. Los que están de acuerdo con su uso sugieren que esta tecnología podría modernizar la economía de la fabricación a través de una revolución en la manera en que se fabrican los bienes de consumo.

La impresión 3D es un ejemplo de lo que se conoce como «fabricación aditiva», mediante la cual se fabrica un objeto en capas, por lo que produce pocos residuos y de esta manera permite controlar los costos y contribuye a la sostenibilidad,

Según el tipo de plástico que se utilice, o cualquier otro material, con una impresora 3D se puede crear muebles, implantes médicos y dentales, piezas de automóviles, calzado, joyería, materiales de construcción, instrumentos musicales; las posibilidades son casi infinitas.

Además, algunas impresoras 3D son móviles, por lo que se pueden poner en función en casi cualquier sitio.

 

Hazlo en tu hogar

La impresión 3D puede, incluso, cambiar la manera en que compramos productos de uso diario, marcando el comienzo de una nueva era de la comodidad del consumidor sin precedentes. Ahora, en lugar de comprar artículos en línea o en una tienda, es posible que simplemente se descargue un modelo digital del artículo que se quiere y con el uso de la versatilidad de los plásticos, imprimirlo en nuestras casas.

Debido a que este tipo de impresoras funcionan por instrucciones de un software,las aplicaciones pueden ser modificadas a un bajo costo, lo cual hace que la producción de sólo un elemento sea tan económica como la de miles. Así que las empresas podrán bajar sus costos, incluso con productos hechos a la medida.

Accesible

Las impresoras 3D han existido por décadas, pero sólo recientemente sus costos se han convertido en lo suficientemente accesibles. Incluso, con una impresora 3D pueden producir las piezas necesarias para la fabricación de otra igual, y así conseguir replicas a partir de una sola.

Definitivamente la impresión en dos dimensiones quedó en el siglo pasado. Lo de ahora es el uso de esta tecnología emergente que sin lugar a dudas traerá grandes cambios económicos.

En el siguiente enlace puedes echar un vistazo a un ejemplo de impresión 3D de tazas a partir de plástico reciclado: http://www.3dprinter.net/perpetual-plastic-project-plastic-cups.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »