TecnologíaTop

Impresión 3D para órganos humanos: el futuro de la medicina

La bioimpresión 3D gana terreno en todo el mundo y la esperada meta de algún día fabricar órganos y tejidos humanos de tamaño completo para reemplazar a los reales podría estar cada vez más cerca.

Hasta hace poco, la impresión 3D para órganos humanos parecía una meta más que lejana. En los últimos años, sin embargo, la bioimpresión 3D se ha convertido en una realidad cada vez más cercana y ahora mismo el anhelado objetivo de la fabricación de órganos y tejidos de tamaño completo parece haberse logrado.

Investigadores de la Universidad de Buffalo desarrollaron una tecnología de impresión 3D para órganos que logra una rápida impresión de miembros y tejidos de tamaño natural, como una mano humana, en menos de 20 minutos.

El equipo, codirigido por Ruogang Zhao, profesor asociado de ingeniería biomédica, y Chi Zhou, profesor asociado de ingeniería industrial y de sistemas, creó un método de impresión 3D basado en estereolitografía que utiliza hidrogeles para producir órganos rápidamente. Los hidrogeles son materiales compuestos principalmente de agua que ya se utilizan para producir lentes de contacto y pañales, así como en otras aplicaciones.

Te puede interesar: AIMPLAS busca introducir impresión 3D en hospitales, crear nuevos materiales y resolver los retos medioambientales

El método ha sido bautizado como “impresión de estereolitografía de hidrogel rápido” (FLOAT, por sus siglas en inglés) y permite la creación de un modelo de hidrogel sólido multiescala de tamaño centimétrico en cuestión de minutos. La idea es que esta tecnología se puede utilizar para producir muestras de tejido y órganos similares a los reales según sea necesario, lo que proporcionaría una solución a la escasez de órganos disponibles para quienes necesitan trasplantes.

Este proceso es de 10 a 50 veces más rápida que el estándar de la industria y funciona con muestras de gran tamaño que antes eran muy difíciles de lograr, señaló el equipo en un comunicado de prensa.

La nueva tecnología se puede utilizar para imprimir células vivas integradas en redes vasculares o de vasos sanguíneos, una solución incipiente que se espera que sea una parte integral de la producción de tejidos y órganos humanos impresos en 3D.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »