TecnologíaTop

Integrity Tool and Mold de México, identificar el potencial de la industria

A pesar de que la cultura del mold maker es relativamente nueva en México, Integrity Tool and Mold de México ve el futuro con buenos ojos.

Ante los retos de la crisis sanitaria por COVID-19, Integrity Tool and Mold de México empezó a diversificar sus mercados. La firma canadiense, que trabaja de la mano de la industria Automotriz en México, se involucró con empresas de otros rubros para seguir operando y no verse financieramente afectada.

De acuerdo con Eduardo Venegas, gerente de ventas de la compañía, para generar una carta de industria esencial, se adentraron en un proyecto importante para la industria Alimenticia, giro que llevó a la firma a replantear la idea de que el molde de la industria Automotriz “es el top de la ciencia”.

Como señala nuestro entrevistado, “los moldes de caja también tienen ciertas especificaciones y es otro mercado con restricciones y grados alimenticios”.

CIATEQ, en la Unidad San Luis Potosí, la forma de hacer mejores moldes

Señaló que el 2020 fue un año malo en el área de economía internacional y, bajo ese contexto, explicó que para crecer como industria, además de “resiliencia”, la clave para una pronta recuperación será invertir.

“Hemos visto que algunas de las empresas automotrices ya tienen sus planes de recuperación. Algunos analistas dicen que, en unos tres o cuatro años, nos vamos a recuperar a los niveles de 2019; yo la verdad creo que podría ser incluso un poquito antes”.

 

Comentó que los autos eléctricos ofrecen a la industria de Moldes, Troqueles y Herramentales una oportunidad de crecimiento, ya que, se traten éstos de vehículos de combustión interna o no, “sigue siendo un mercado que necesita del plástico”.

El experto advirtió, asimismo, de los problemas que el departamento de ventas ocasiona a la gente de producción y mantenimiento al adquirir moldes “baratos, que luego salen caros”, por las fallas de origen.

Optar por moldes hechos en México –apuntó– ofrece grandes ventajas al convertidor, tales como: hablar el mismo lenguaje, la posibilidad de trasladarse el mismo día a cualquier lugar de la República Mexicana, ver el progreso de manufactura, eliminar el costo del flete aéreo, “que es muy costoso, porque un molde pesa toneladas”, o las cuatro o seis semanas en barco.

A pesar de que la cultura del mold maker es relativamente nueva en México, Integrity Tool and Mold de México ve el futuro con buenos ojos: “vemos que, así como hay talleres en México, habrá otros que vengan y son bienvenidos; tener competencia nos hace aprender de los demás…”

Informó que, para el consumo del país, los talleres mexicanos apenas proveen aproximadamente el 2% de todos los moldes que se compran: «Tenemos un 98% todavía del pastel por comernos, y a lo mejor no nos lo vamos a comer todo en los próximos tres o cuatro años, pero la intención es que cada vez tengamos más contenido local para clientes locales”.

Tan sólo en el 2019, Integrity Tool and Mold de México fabricó para proveeduría nacional 13.5 moldes por mes.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »