InnovaciónNoticiaNoticias

Inteligencia a prueba del futuro

Por Rajeev Arora, experto en diseño de soluciones, gestión de relaciones y entrega de proyecto de Delivery Head en TCS

Hoy en día, las compañías a nivel mundial luchan por predecir los resultados finales de sus negocios. Entre los factores que contribuyen al mal desempeño en sus procesos se encuentran: la deserción, la insatisfacción laboral y la ineficiencia.

Para fortalecer a PyMES y a grandes compañías, los sistemas de gestión del capital humano (HCM, por sus siglas en inglés) evolucionaron.

De acuerdo con especialistas en dirección de personal, mediante el poder de la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las Cosas (IoT), la adopción de robots y máquinas colaborativas incrementará de manera exponencial en la próxima década.

Actualización con IA

Las empresas se esfuerzan por brindar a su plantilla oportunidades equitativas. Sin embargo, la realidad es que, dentro de las mismas organizaciones, siempre existe una preferencia inconsciente.

Para empezar, las tendencias en gestión del capital humano se orientan en dos puntos: 1) expectativas evolutivas y 2) reclutamiento y retención de talento. La primera, no se empareja con el ritmo y las aspiraciones de los trabajadores. Respecto a la última, no garantiza la permanencia dentro de la compañía.

Ante estos ¿podría ayudar la IA? ¡Definitivamente! Los algoritmos de aprendizaje automático tienen la capacidad de hacerlo a partir de las opiniones que los trabajadores dejan en las plataformas de conversación y medios sociales.

El nivel de automatización varía considerablemente en todos los sectores. Por ejemplo, mientras que los servicios de TI (tecnología de la información) son los más automatizados, con una cifra de 53%, recursos humanos alcanza sólo un 37%.

La deserción laboral es otra área en donde la IA encuentra oportunidad. Después de todo, ¿quién no desea retener a su mejor talento?

Algunas compañías comenzaron a utilizar algoritmos de aprendizaje automático para conocer las razones detrás de la deserción y poder elaborar planes de contingencia. Los sistemas inteligentes son capaces, no sólo de entender los datos sobre comportamiento y habilidades, sino también de recomendar equipo ideal para tareas críticas. Además, personalizan los programas de capacitación.

Un vistazo al futuro

Al combinar inteligencia artificial con sistemas de gestión del capital humano, las empresas también podrán influir en la participación de sus trabajadores. Sin duda, serán más exitosos aquellos que implementen estas tecnologías novedosas.

Mediante la exploración de los datos en tiempo real, podrán predecir el desempeño, crear estrategias de talento y desarrollar experiencias centradas en los colaboradores. Con datos adecuados y precisos, mejorarán los sistemas de remuneración y recompensa. Asimismo, reducirán el riesgo de favoritismo durante las evaluaciones de desempeño.

El objetivo de adoptar estos sistemas consiste en avanzar hacia empresas más transparentes, ágiles y eficientes.

 

Etiquetas
Close