AP89Articulo de PortadaEnvaseMercadosTop

Jaque al envase ¿Rígido o flexible?

Uno de los factores más importantes para que cualquier producto sea un éxito en el mercado es el envase.

Interpack Solutions

A mayor número de capas, mejor economía y propiedades

Interpack Solutions es una empresa de representación de líneas de producción y otros equipos que ofrece soluciones tecnológicas de alto nivel orientadas a la industria de los envases flexibles, para contribuir a mejorar la eficacia y la eficiencia de las plantas de producción. “Nuestros servicios incluyen asesoría antes, durante y después de la venta”, asevera Alejo Rodríguez Jurado, Director General de esta firma.

De acuerdo con su explicación, un envase flexible se diferencia de uno rígido, en principio, porque requiere menos espacio, pesa menos y se puede comprimir y acomodar fácilmente para su almacenamiento.

“En los últimos 15 años, el mercado de producción de envases flexibles en México evolucionó debido a tres puntos: 1) hábitos de consumo a nivel global, 2) demanda de innovación en la industria del envase, y 3) tecnología que ofrece nuevas alternativas de crecimiento”.

No obstante, en el sector alimentario –con máquinas de coextrusión de película de cinco capas– la manufactura de envases flexibles presenta, comparado con otros países que implementan para este mercado máquinas coextrusoras de nueve a 11 capas, un acusado rezago, que no lo encontramos en el sector agrícola, ya que la industria emplea coextrusoras de película de siete capas de alta barrera para cubrir cultivos curados con pesticidas y evitar así que los gases y químicos sean liberados a la atmósfera.

Profundizando en el tema de sostenibilidad por coextrusoras de nueve, 11 y hasta 12 capas, las películas son reciclables y se pueden reutilizar en inyección o extrusión de artículos específicos, como en tubería para construcción y mobiliario.

Nuestro entrevistado cree que, por cuestiones de espacio, la tendencia es migrar hacia envases flexibles, y que esta transformación no será exclusivamente en el sector alimenticio, sino en productos para el cuidado personal, químicos para limpieza del hogar, mascotas, sector agrícola, entre otros.

En relación con el etiquetado, la demanda de los consumidores por encontrar en el mercado productos contenidos en envases sustentables sigue creciendo, pero el factor predominante en este rubro sigue siendo el marketing.

Otra tendencia a nivel global, y que empieza a llegar a la Industria del Plástico mexicana, es la manufactura de laminados de envase flexible con películas plásticas emparentadas en sus estructuras moleculares: Polietileno con Polietilenos, Polietilenos con Polipropilenos, pero no con PET, por un tema de reciclaje.

En conclusión, México tiene la oportunidad de cubrir no sólo la demanda nacional de envases flexibles, sino de exportar y atender también los requerimientos específicos del país vecino del norte.

Vandir

Experiencia en Películas de Alto Desempeño

Vandir es una empresa de base tecnológica con 30 años de experiencia desarrollando películas de alto desempeño. Desde la perspectiva de Roberto Gálvez Serrano, Director General de esta compañía, la Industria del Plástico mexicana presenta dos avances importantes: materias primas que simplifican cada vez más los procesos y enorme variedad de aditivos.

Debido a que la mayor sostenibilidad alcanzada en la industria está ligada a la reducción de la emisión de materiales contaminantes al medio ambiente, en la industria de películas se ha buscado, desde hace varios años, la disminución de calibres, al grado que actualmente se producen bolsas de Polietileno de Alto Peso Molecular en calibre 50.

No obstante, y de cara frente a esta innovación, las complicaciones llegan con el cliente que también espera una reducción importante en costos, sin considerar que con mayor cantidad de metros lineales, se utiliza por kilo más tinta, más solventes y mayor tiempo en máquina.

“En México resulta complicado encontrar mercados con mayor valor agregado. Sin embargo, la oportunidad para los transformadores está en mejorar sus procesos, hacerlos con menor costo, mejores propiedades, mayor eficiencia, reducir el calibre, aumentar la vida del producto en anaquel y hacer el envase más eficiente”.

Hay que decirlo con franqueza, el mercado mexicano no está dispuesto a invertir más, pero asume, de alguna manera, el tema de sustentabilidad. En Alemania, por ejemplo, el consumidor paga un impuesto por usar el producto, pero el fabricante paga otro, por la recolección que hace el gobierno o el Estado para recuperar el material. En otras palabras, las operaciones en este país son un riesgo compartido.

En conclusión, la tendencia en la industria es manufacturar envases con un solo producto o con la menor cantidad de productos posibles y, al respecto, lo ideal sería emplear un Polietileno que ofrezca barrera, que sea compostable, transparente, brilloso y que se pueda reciclar.

Página anterior 1 2 3 4 5 6 7 8Página siguiente
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar