AP89Articulo de PortadaEnvaseMercadosTop

Jaque al envase ¿Rígido o flexible?

Uno de los factores más importantes para que cualquier producto sea un éxito en el mercado es el envase.

Hacia un billón de dólares

Existen muchas fuentes que hablan del Mercado del Envase, no obstante, es difícil compararlas entre sí, ya que cada una utiliza parámetros y formas de segmentación diferentes. Algunos incluyen embalajes, como las películas para palletizado, e inclusive, las tarimas, mientras otros consideran a las botellas y estructuras de películas que conforman distintos tipos de bolsas. Además, unas veces se reportan datos en valor y otras en unidades, lo cual resulta confuso.

Para tener una idea general del mercado global, Smithers Pira es una buena referencia. Esta firma de consultoría presenta, en su informe denominado: “El futuro de los envases globales a 2020”, que el valor de mercado en 2015 fue de 839 mil millones de dólares (€ 768 billones), el cual tendrá un crecimiento saludable año tras año del 3.5%, hasta alcanzar 998 mil millones en 2020.

Sin embargo, dicha expansión no será uniforme. Los países emergentes crecerán más allá de la media del mercado, creando nuevas oportunidades para los proveedores y convertidores de materiales. A la vez, las regiones más desarrolladas están experimentando importantes cambios demográficos y empresariales que transformarán las cadenas de valor en el segmento de Envase. Este estudio resalta que, al final de la década, los envases de plásticos flexibles y rígidos aumentarán su participación de mercado en relación con otros materiales.

Los envases rígidos presentan un crecimiento anual más alto de 4.4% anual compuesto, lo cual se puede atribuir sobre todo a la popularidad de polímeros como el Polietilén Tereftalato (PET), que sustituye latas metálicas más pesadas y botellas de vidrio, como una opción ligera y de menor precio, además de que -durante su ciclo de vida- reduce la huella de CO2.

La mayor expansión ocurrirá en los próximos cinco años en nuevas regiones como África, Oriente Medio y Asia. Por el contrario, en algunos mercados desarrollados, como Australia, la demanda de plástico rígido está alcanzando un punto de saturación en ciertas aplicaciones clave, como en bebidas carbonatadas y en agua embotellada.

El mercado de los envases de plástico flexible seguirá expandiéndose en los próximos cinco años, pero a un ritmo diferente (el cual va de 3.5% en países desarrollados hasta 12% en los países en desarrollo), según la región que lo adopte.

Los datos indican que Asia seguirá siendo la región más importante para los envases flexibles y que, para 2020, representará el 45% del consumo global. El mercado de alimentos es el más importante, alineado a la necesidad de envases ligeros.

El mercado de envases flexibles global se estima que alcanzará un valor de 351 mil millones de dólares en 2018. Por otro lado, esta misma firma pronostica que el consumo global de envases plásticos rígidos alcanzará un valor de 172 mil millones en 2018, y excederá 200 mil millones en 2022.

En términos de unidades, los envases plásticos flexibles son los más utilizados en todo el mundo (36%), seguido del cartón (24%) y los envases de plástico rígido (20%).

Por tipo de envase, las bolsas SUP´s y los sobres (sachets), suman 875.6 mil millones de unidades, mientras las botellas 810.3 millones de unidades y las latas 412 mil millones de unidades.

Acciones para minimizar impacto ambiental

Para atenuar el impacto ambiental, la optimización de costos y la reciclabilidad, las empresas de maquinaria no cesan en innovación y desarrollos tecnológicos. En soplado, por ejemplo, ya existen botellas de PET para mercados como la leche UHT y tarros para llenado en caliente, además de tecnologías para envases de alta barrera.

Coca-Cola es una empresa importante que busca abordar las connotaciones negativas de los envases de plástico y ya está utilizando distintas estrategias en torno a la sostenibilidad con el desarrollo de botellas elaboradas con Bioplásticos, así como de material 100% reciclado. La multinacional de bebidas planea completar un cambio global en el uso de sus envases para el año 2020.

Por otro lado, en abril de este año, Nestlé anunció que pretende, hacia el año 2025, que los envases que empleará serán elaborados con material 100% reciclable o reutilizable. Su visión es que ninguno de sus envases, incluidos los plásticos, termine en vertederos o como basura, y se compromete a encontrar mejores soluciones para reducir, reutilizar y reciclar. Su ambición es lograr en el año 2025 un 100% de reciclables o el uso de envases reutilizables.

Según la información proporcionada por la Asociación de Envases Flexibles (FPA, por sus siglas en inglés), las bolsas vacías tipo SUP son 26 veces menos voluminosas a la hora de transportar y almacenar que los tarros de cristal sin llenar, y hasta 45 veces más ligeras, incluso al comparar el mismo peso neto por paquete.

La comparación de bolsas para bebidas contra botellas de plástico o latas de aluminio indica una reducción similar de la huella de carbono. Los SUP’s consumen entre 0.54 y 2.90 menos megajoules de energía que un envase rígido de contenido comparable. La evidencia adicional revela que el peso del paquete como porcentaje del peso del producto es casi siempre una ventaja en los envases flexibles.

Página anterior 1 2 3 4 5 6 7 8Página siguiente
Etiquetas

Te interesa

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar