EventosFeria KTop

K 2019: un análisis sobre el sudeste asiático

Hoy en día, se busca que las tecnologías maximicen el valor de los materiales.

Ante la montaña rusa de la economía mundial, se espera un lento crecimiento del mercado. Esta tendencia surge a raíz de las nuevas restricciones comerciales e incertidumbre política. Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), es probable que la economía mundial crezca del 3.3% en 2019 al 3.4% en 2020, por debajo del 3.5% previsto.

Entre tanto, en China, las medidas políticas atenúan la débil evolución del comercio. Se prevé un crecimiento del 6.2% en 2019 frente al 6.3%. En la India los números cayeron hasta el 7.1% en el tercer trimestre de 2018, sin embargo se presume un repunte del 7.3% durante el ejercicio fiscal 2018-19 y del 7.5% en los próximos dos años según el Banco Mundial.

Las grandes economías se preparan para nuevos vientos en contra en los próximos meses y sus brújulas apuntan hacia los países del sudeste asiático, incluso en contra de las previsiones del Banco de América, Merrill Lynch, que pronostica una desaceleración en cinco países: Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur y Tailandia, con un ligero descenso de hasta el 4.8% en 2019, frente al 5% de 2018.

Como mercado único, el sudeste asiático pone de relieve su competencia como frontera para las industrias automotriz, packaging, construcción y dispositivos médicos.

Esta región también aborda cuestiones relevantes que se relacionan con la eficiencia del combustible, a través del desarrollo de su industria de vehículos eléctricos; la reducción de los residuos plásticos mediante una infraestructura de reciclaje; y la adopción de la fabricación inteligente a través de las iniciativas de la Industria 4.0.

De acuerdo con un informe de Mordor Intelligence, se espera que el mercado de plásticos del sudeste asiático registre entre 2018 y 2023 una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) del 5.5%. Las industrias de la construcción y el packaging son los principales consumidores de plásticos en la región, al igual que las aplicaciones de películas.

La consultora también sostiene que el mercado de plásticos de ingeniería en Asia-Pacífico ascendió a 25.37 millones de toneladas en 2017 y espera se haga eco de una tasa de crecimiento saludable durante el periodo previsto 2018-2023, con una TCAC del 5.7%.

De forma adicional, expone que en los próximos cinco años, las resinas de PET (Polietilén Tereftalato) dominarán el segmento, con 51% y un crecimiento del 6.6%.

Alarde de activos

Para ser competitivo, el sudeste asiático necesita estar a la altura de la demanda mundial de automóviles. En la región se fabricaron más de 4 millones de vehículos en 2018 y, según informes de la ASEAN Automotive Federation (AAF), el mismo año creció 7.6% en producción y ventas.

Tailandia, el mayor productor de vehículos (comerciales y de pasajeros) de la región se sitúa a la cabeza con una producción de 2.16 millones de unidades en 2018, un 9% más que el año anterior.

Para 2018, las ventas en el país crecieron un 19.2% interanual hasta alcanzar un millón de unidades. Sin embargo, la Federación de Industrias Tailandesas (FTI) anuncia una ligera disminución en manufactura.

Conocida como el Detroit de Asia, es un paraíso para los fabricantes de automóviles a nivel mundial como Toyota, Ford, Honda, BMW, Mercedes, entre otros.

El segundo país en producción es Indonesia, que concretó más de 1.24 millones de unidades, un 9.9% más que los 1.13 millones de hace un año (AAF). En 2018 Indonesia continuó como el mayor mercado con 1.06 millones en los 11 meses hasta noviembre, un 6.9% por encima de las 994 mil 436 unidades que se vendieron en el mismo período del año anterior.

Mientras tanto, la producción de automóviles en Malasia experimentó una caída del 23.7% en las ventas tras un trimestre de ganancias inesperadas entre junio y agosto. En noviembre de 2018, informa la Malaysian Automotive Association (MAA), obtuvo las ventas más altas con un 5.5%

Vehículos eléctricos

Las ventas de vehículos eléctricos aumentan a nivel global y superan por primera vez los 1.2 millones de unidades en 2018. Según las previsiones del mercado mundial de vehículos eléctricos de Frost & Sullivan, se espera que más de 1.6 millones se vendan a finales de año.

Mientras que China, Estados Unidos y Europa representan alrededor del 90% de las ventas totales en el mundo, Japón y Corea del Sur también son actores importantes. China acaparó la mitad de la producción en 2017, seguida por Europa con el 21%, USA el 17%, Japón y Corea del Sur con el 8% y el 3%, respectivamente.

El sudeste asiático –donde los vehículos, la industria y la combustión de biomasa son las principales causas de la degradación de la calidad del aire– también avanza hacia un transporte con bajas emisiones de carbono.

Un estudio de Frost & Sullivan y Nissan (2018), que abarca Singapur, Indonesia, Tailandia, Malasia, Vietnam y Filipinas, apunta que pese a que la aceptación de los vehículos eléctricos es comparativamente baja, los consumidores son conscientes de las diferencias entre las distintas tecnologías: vehículos con batería (BEV), vehículos híbridos con conexión a la red eléctrica (PHEV) y completamente híbridos. Además sostiene que los automóviles eléctricos ganan popularidad entre los jóvenes menores de 40 años.

Informe K

A medida que el sudeste asiático avanza, la sostenibilidad de la industria resulta imposible sin alterar los sistemas actuales de gestión y consumo de plásticos. 

En la K 2019, que tendrá lugar del 16 al 23 de octubre en Düsseldorf, Alemania, tanto los productores de materias primas como los ingenieros mecánicos quieren que su experiencia y conocimientos sobre reciclaje, desarrollo sostenible y gestión del reciclaje con plásticos estén disponibles alrededor del mundo.

Con la Economía Circular como telón de fondo, el evento, líder del sector, ofrece las condiciones óptimas para profundizar en los debates e intensificar la colaboración entre los expertos y actores clave de la industria.

 

Etiquetas

Te interesa

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar