AP89

La caja de velocidades del mañana próximo 2030

Después de la crisis del 2008, la industria automotriz continúa a toda máquina.

En 2017, la producción mundial de vehículos alcanzó los 97.3 millones de unidades, un 2.4% más que el año anterior, y tanto los fabricantes de automóviles como los proveedores de autopartes experimentan por ahora una fase de prosperidad, según la 3ª edición del prestigioso estudio FAST 2030 sobre el futuro global del sector.
Después de la crisis de 2008 a 2010, la industria automotriz no sólo se levantó de la lona, sino que ahora continúa a toda máquina en un camino con pocos baches hacia una total recuperación.
Sin embargo, a la luz de los relámpagos de una tormenta perfecta de tecnologías transformadoras y un cambio en el comportamiento de los clientes, que agrieta los pilares empresariales sobre los que se funda la industria, esto podría convertirse en una fase de corta duración.
De hecho, ya se menciona un cambio en la creación de valor sustentada en tres dimensiones hasta el año 2030. Una horizontal, en los sistemas del vehículo; una vertical, entre los jugadores de la industria (y por regiones); una más, hundida en el horizonte, que tiene como punto de fuga un cúmulo de nuevos modelos de negocio.
En ese horizonte, los fabricantes de vehículos tendrán que promover mejoras de rendimiento desde todos los ángulos para compensar las inversiones necesarias y absorber otras variables que se avecinan.

El estudio fast

Todo lo anterior se desprende de la 3ª edición del estudio FAST (llevan uno por lustro), llamado: “La futura estructura de la industria automotriz, FAST 2030”, elaborado por Oliver Wyman y la Asociación Automotriz Alemana (VDA), y sustentado con más de 100 entrevistas a expertos, dirigentes globales de la industria automotriz y con aportes de otros especialistas (que el lector interesado puede consultar en las siguientes coordenadas: https://www.oliverwyman.com/our-expertise/insights/2018/jun/fast-2030.html).
Por lo pronto, en ese informe se revela que la industria automotriz se transformará más en los próximos cinco años que en los últimos 50, y se distinguen fuertes tendencias que cambiarán drásticamente el rostro del sector de aquí a 2030.
La creación de valor añadido, es decir, el valor agregado por todos los participantes en la cadena, desde los proveedores y fabricantes convencionales a los nuevos gigantes tecnológicos,que son los nuevos proveedores de servicios de ingeniería, software y logística, aumentará en un 30% al celebrar el año 2030. Para esa fecha, la producción mundial de automóviles también crecerá en un 30%, hasta completar 123 millones de unidades.
Los fabricantes de equipos originales (OEM) y otros proveedores deberán estar al pendiente de un afluente copioso de tecnologías transformadoras y un comportamiento mejorado de los clientes en entornos digitales, cuya demanda se basa en una experiencia completa, e individualizada, que trastocará los fundamentos de la industria del automóvil.

Nuevos desafíos

En ese lapso, que ya está a la vista, los fabricantes y proveedores globales deberán encararsiete desafíos: 1) los vehículos conectados; 2) los vehículos autónomos; 3) la movilidad eléctrica; 4) la industria digital; 5) los nuevos canales de distribución de pago por uso; 6) un cambio en la estructura de clientes; 7) la mejora de la interfaz hombre-máquina.
En el estudio citado se insiste en que la industria enfrentará un nuevo «paradigma» basado en el vehículo compartido, o carpooling, una práctica de compartir coche para compensar los gastos de transporte, que va a crecer en Europa un 95% para 2040, mientras que en Estados Unidos lo hará en un 114% y en China, un 358%.
Se habla, en este caso, tanto del vehículo compartido, o sea, en alquiler, bajo demanda, como Uber, en comparación con el uso del vehículo en propiedad, o el avión o el tren.
Aun así, se espera que, al principio, el impacto global de esta tendencia en las ventas devehículos en propiedad sea muy limitado. Por ejemplo, para 2025, se prevé una disminución de un 1% en el total de las ventas.
De acuerdo con un comunicado de prensa de Oliver Wyman: «…si bien el crecimiento de la industria del automóvil global será positivo, irá acompañado de importantes cambios estructurales y un aumento en la presión de los costos para los cuales la industria no está preparada».

El boom de los eléctricos y los autónomos

Un tema más que acapara la atención es el de los vehículos eléctricos, que entre 2020 y 2025 registrará el 60% de las ventas de autos, debido al «endurecimiento de la regulación de emisiones».
Por regiones, esta electrificación automotriz anticipa que para 2030 supondrá en China que uno de cada tres vehículos nuevos vendidos será totalmente eléctrico, mientras que en Europa la cuota llegará al 25%.
Por otro lado, también para 2030, en Japón y Estados Unidos se estima que el 60% de los vehículos van a ser híbridos, mientras que en África y Sudamérica no cundirá este tipo de energías alternativas.
En cuanto a la conducción autónoma, el estudio supone que en 2030 un 25% de todas las ventas de vehículos nuevos estarán equipados con sistemas de automatización parcial; y sólo el 15% será de los vehículos autónomos.
Desde otro ángulo, el informe adelanta que la cadena de valor en la conducción autónoma se desplace desde la fabricación tradicional de automóviles hasta la introducción de bienes y servicios tecnológicos ofrecidos por compañías de telecomunicaciones y de tecnología. En este punto será crucial la unión entre industriales, grandes empresas e innovación universitaria.

El futuro de los emergentes

El informe apunta, por último, que la creación de valor en la industria «cambiará significativamente a favor de los mercados emergentes». Por lo que América del Norte, Europa, Japón y Corea del Sur perderán alrededor de 10 puntos porcentuales de su participación en la creación de valor en los mercados emergentes, según el estudio.
Por último, Europa continuará dominando en 2030 el segmento de los autos premium, ya que mantendrá un 50% de la creación de valor total, y contará con la participación de China, que aumentará su presencia del 13% al 20%. Joern Buss, un analista del sector, asegura que “China superará en un periodo relativamente corto a Europa y tomará una posición de liderazgo en la fabricación”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner