AP 110MercadoTop

La forma del plástico: moldes y herramentales

La participación de moldes, troqueles y herramentales en México es de 500 millones de dólares al año. Eduardo Medrano, Presidente de la AMMMT, analiza las oportunidades de este sector nacional.

Hasta hoy, toda industria de manufactura requiere herramentales para la elaboración de cualquier producto. Si bien hay avances importantes en la manufactura aditiva que crea productos sin un molde, ésta todavía no alcanza la velocidad suficiente para igualarse a los sistemas de inyección en masa en el que los moldes son la base de su factibilidad. Se confirma hasta el momento que la fabricación de moldes es denominada la madre de las manufacturas, ya que solo con estos se pueden fabricar muchos productos.

La forma del plástico: moldes y herramentales
Eduardo Medrano, Presidente de la AMMMT

En la industria de moldes y troqueles, la automatización y robots están reduciendo la dependencia de operadores, aumentando la productividad significativamente y explotando la capacidad de producción en su máxima expresión posible. Por ejemplo, en la manufactura de electrodos de grafito para la electroerosión de cavidades se ha logrado en varias empresas establecidas en México, como Integrity y Moldes Mendoza, que con la adición de un robot puedan producir de manera efectiva por 24 horas continuas los siete días de la semana sin requerir de personal adicional por aumento de volumen o por cubrir turnos adicionales de trabajo. De hecho, estas empresas pueden dejar al robot y a sus máquinas trabajando sin supervisión en el concepto de “Lights out” sin riesgos y con un retorno de inversión muy rápido.

La robótica y automatización cada vez cobran mayor relevancia en la industria de moldes y troqueles, aunque hay desafíos importantes a los que se debe hacer frente, como acortar la brecha tecnológica en maquinaria y equipo de manufactura, en centros de maquinado y máquinas de electroerosión, entre otros. Se necesita también explotar esta capacidad integrando sistemas de gestión de manufactura y, desde luego, la implementación de la automatización y robótica para tener la más alta productividad y volumen de producción sin que necesariamente se tenga que crecer el número de trabajadores.


Te puede interesar: Absolute Haitian anuncia nuevas máquinas de moldeo multicomponente


Sobre este punto, hay que mencionar que el recurso humano es fundamental para llevar a cabo esta transformación tecnológica, y es aquí donde la visión del empresario ha cambiado para reconocer que esta evolución debe originarse en sus propias empresas con la ayuda de líderes tecnológicos que hoy son sus proveedores de maquinaria y equipo. En un futuro, los centros técnicos y las universidades deberán generar estos recursos. En nuestro país, aunque ya hay universidades trabajando en el desarrollo tecnológico para la industria de moldes y troqueles, sigue siendo en un volumen de técnicos modesto.

La forma del plástico: moldes y herramentales
El sector de envases y embalajes es uno de los más prominentes en México

Competencia asiática

El concepto de “Comoditizar” la fabricación de los moldes por los productores asiáticos ha resultado en un verdadero reto para muchos países, no solo para México. Los precios se volvieron muy baratos, fundamentado en que las aplicaciones de moldes asiáticos suelen estar centrados en el nicho del concepto de productos de bajo costo, baja complejidad y corta vida de uso, claro que en grandes volúmenes de producción las economías de escala ayudan mucho a bajar el precio, sin mencionar los incentivos gubernamentales que, de algún modo, subsidian esta manufactura.

En este campo, para México y cualquier país resulta muy difícil competir con Asia. Para hacerlo, la manufactura nacional deberá convertirse en una altamente eficiente, acortando la brecha de tecnología e implementado de manera contundente todos los recursos tecnológicos y de negocios para alcanzar el escalamiento de volúmenes de producción y robustecer al modelo de negocio, aprovechando sus fortalezas basadas en su localización geográfica estratégica, vocación en ingeniería de alta complejidad y productos de altísima calidad.

Así pues, para cobrar mayor protagonismo tanto regional como internacional, la industria de moldes y troqueles, necesita impulsar una conversión tecnológica al último nivel. Es de igual importancia la formación de talento continua, así como el fortalecimiento de la estructura y modelo de negocios para alcanzar volúmenes de producción más grandes, en nichos de mercado altamente especializados, que resulten de referencia, y deriven en grandes oportunidades.

Olimpiadas recicladas: así son las medallas de Tokio 2020

Moldes hechos en México

México produce en su gran mayoría moldes de inyección de plástico de tamaños pequeños y medianos, de baja y mediana complejidad para industria médica, envases y empaques, electrodomésticos, electrónicos e industria automotriz; el promedio de volumen de producción en empresas de capital mexicano es de 20 a 25 moldes al año. Aunque hay casos excepcionales de algunas otras compañías que producen moldes de gran formato y tamaño para la industria automotriz en volúmenes de 60 hasta 200 moldes al año por empresa, principalmente de inversión extranjera.

La Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT) estima una participación del 10% del mercado, entre producción de talleres y empresas de manufactura de moldes y troqueles como producto final, y la producción de moldes y troqueles de manera doméstica en empresas de inyección de plástico que diseñan y fabrican sus propios moldes, un valor aproximado de 500 millones de dólares al año en Moldes, troqueles y herramentales.

El T-MEC ha beneficiado a la industria de moldes y troqueles mexicana. Mucho de lo que hemos conseguido hasta el momento ha estado ligado a este tratado, y la posición estratégica de México, como país de manufacturas, ha derramado en nuestro sector un sinfín de oportunidades que, si bien, no todas han sido cubiertas, las que sí, han generado resultados importantes en ventas e, incluso, en la formación de nuevas inversiones de empresas en el sector en el país. El reto más grande frente al T-MEC es alcanzar volúmenes de producción más altos a precios competitivos.

Hay mucho potencial en el mercado, oportunidades de negocios muy interesantes que no debemos dejar ir. El empresario mexicano deberá romper muchos paradigmas para poder avanzar y tomar estas oportunidades con una visión basada en planeación estratégica, modelos de negocios apalancados por la tecnología, formación de talento, estructuración de consorcios y apalancamiento financiero.

Es fundamental que el sector se enfoque en afianzar su posición en el mercado regional e internacional para el mediano y largo plazo. La tarea no solo es de los productores de moldes y troqueles, también es del que lo compra y lo usa en México, pues no hay mejor desarrollo de proveedores que hacerles a estos un pedido.

Autor: Eduardo Medrano, Presidente de la AMMMT

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner