AP90Zona de Oportunidades

La Industria del Plástico en México

Oportunidades y tendencias.

Aunque la Secretaría de Economía cuenta con toda la información estadística de importaciones, exportaciones y actividad económica en México, la colaboración de la iniciativa privada, a través del Consejo de Coordinación Empresarial, fue fundamental para la renegociación del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), que se firmó en 1994.

Juan Alberto Porras Brambila, presidente de la Cámara Regional de la Industria de la Transformación (Careintra) y Ricardo Ricardez Solís, consultor de ANIPAC (Asociación Nacional de Industrias del Plástico, A.C.) participaron de las decisiones relativas al sector dentro del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC, como se le conoce en México), cuya renovación, por parte de los tres países, empezó el 26 de agosto de 2017.

En los acontecimientos previos al T-MEC, los tres ejes de las propuestas electorales de Donald Trump fueron: cancelar el TLCAN; construir un muro fronterizo, que sigue vigente en las discusiones; y la reforma fiscal, ésta última ya se llevó a cabo.

De acuerdo con Juan Alberto Porras Brambila, este acontecimiento es importante porque en 24 años del TLCAN la Industria del Plástico y todas las demás, establecieron infraestructura, plantas y logística para implementar sus acuerdos comerciales. Su formalización, con fecha 30 de septiembre de 2018, es un logro que agradecen los industriales de México.

Dentro de los lineamientos que Ildefonso Guajardo, ex-secretario de Economía, delimitó para efectuar esta renegociación, destacan cuatro puntos fundamentales: 1) incrementar la competitividad de América del Norte; 2) preservar la certidumbre de los mecanismos de resolución de controversias; 3) no establecer aranceles (el nuevo tratado no tiene ningún tipo de arancel, cuota o restricción para el libre tránsito de mercancías); y 4) generar bases para que México sea un lugar atractivo para invertir.

“Nuestra función era aportar información a los negociadores para que pudieran tomar decisiones. Por ejemplo, en qué casos podrían ceder, en cuáles no y hasta dónde. Bajo este contexto, es muy importante dar difusión a la manera y estructura del tratado, ya que la incertidumbre frenó proyectos, inversiones y, en combinación con el proceso electoral federal que tuvimos, creó un ambiente de negocios muy extraño”, explicó Juan Alberto Porras Brambila en el marco de Expo Plásticos Guadalajara.

Actualización en reglas de origen

El T-MEC incorpora nuevas disciplinas para promover la transparencia en la licencia de importación y exportación. Se anula el certificado de origen para exportadores de los tres países.

Al respecto, la información del producto se podrá especificar en un documento libre o anexar en la factura comercial.

En reglas de origen se incluyen anexos en químicos, manufactura de vidrio, titanio, acero, fibra óptica, televisiones y demás enseres domésticos. Respecto a los primeros, se mantienen las reglas del TLCAN.

“Nosotros podemos traer resinas o insumos de cualquier parte del mundo. Si cambiamos el tamaño de la partícula o la pasamos por un molino, la fundimos, la mezclamos, o se le hace cualquier tipo de modificación, cumple perfectamente con las reglas de origen”, destacó el especialista.

Adicionalmente, aseguró que el sector plástico está exento o muy lejos de sufrir ante el acuerdo; sin embargo, la industria importa dos o tres veces más artículos plásticos de los que produce, hecho que se traduce como un déficit económico, pues la manufactura de plásticos crece a un 5%, mientras que la importación de artículos avanza al 10%. De conservarse esta tendencia, en 12 ó 15 años la manufactura nacional no tendrá participación de mercado.

En 1994 la negociación estableció que el valor del contenido regional de un vehículo tenía que fabricarse en América del Norte en al menos 62.5%. Esta regla se aumentó a 75% en el T-MEC y exige, específicamente, que se haga más manufactura de autos en la región.

El reto del sector es claro, un vehículo requiere de electrónica que, en la actualidad, no fabrica ninguno de los tres miembros del acuerdo.

Según indicó Juan Alberto Porras Brambila, “con esta renegociación, las ensambladoras de autos, instaladas en territorio nacional, tendrán que buscar mayores proveedores que estén en México. Esto abre una gran oportunidad a los que estamos involucrados en procesos de transformación”.

En cuanto a la vigencia, Donald Trump pretendía que en cinco años se extinguiera, pero esta incertidumbre se pudo solucionar con una duración de 16 años; en parte, por las gestiones de Ildefonso Guajardo.

La firma del T-MEC se llevó a cabo el 30 de noviembre, durante la Cumbre del G-20 en Argentina, y la obligación de los gobiernos será revisar cada seis años el documento con el objetivo de ratificarlo o no.

“Sí se valida a los seis años, el tratado se extiende por otros 16. De no ser así los gobiernos tienen la obligación de reunirse anualmente, hasta cubrir el periodo que se pactó, a fin de terminar con el acuerdo. Por último, en enero se publicará el reporte del Departamento de Comercio de Estados Unidos, lo más seguro es que entre en vigor el primero de julio de 2019”.

Etiquetas

Artículos relacionados

Te interesa

Close
Close