Feria KTop

La Industria Europea del Plástico: esperando lo mejor, preparándose para lo peor

Previo a la celebración de la K 2019, la industria europea del plástico presenta varios frentes. 

En general, la economía se está acelerando; la dilatada salida del Reino Unido de la Unión Europea crea inquietud; los principales mercados tradicionales de exportación tambalean; y la reticencia cada vez mayor por parte de los consumidores ante el uso de envases de plástico provoca movimientos apresurados, algunos dicen que mal calculados, entre los legisladores que proponen un camino hacia la economía circular.

La economía alemana, el puntal de Europa por excelencia, se encuentra en una situación tensa, con un descenso de las exportaciones y las importaciones en los últimos meses. Una encuesta entre los ejecutivos de la industria mostró que la actividad de las fábricas en marzo superó las ya bajas expectativas. Los analistas de la consultoría IHS Markit llegaron a la conclusión que el sector manufacturero alemán “se encontraba claramente en una profunda recesión”.

Alemania no está sola. En Italia, por ejemplo, el desempleo ha empezado a aumentar nuevamente. De hecho, el índice medio de gestores de compras (PMI) de la eurozona (los 19 países donde circula el euro) es inferior a 50 (neutro). De las cuatro economías más potentes, solo España se encuentra en rango positivo. Algunos analistas esperan que el PIB de la eurozona aumente este año, aunque solo ligeramente. A través del Canal de la Mancha, la industria británica creció más rápido en marzo que en un año, pero en gran medida porque las fábricas han estado almacenando productos en previsión del Brexit.

Las ventas de la industria de procesamiento de plásticos en Alemania aumentaron más del 3% el año pasado, casi el doble de rápido que el PIB, señala Oliver Möllenstädt, director ejecutivo de GKV, la Asociación Alemana de transformadores de Plásticos. 

“Esto resulta llamativo ya que la economía se mueve en un entorno internacional cada vez más incierto. No se debe ocultar el hecho de que la Industria del Plástico se enfrenta a grandes desafíos. El debate sobre los plásticos en el medio ambiente, que en ocasiones cala hondo en los medios de comunicación y en el público, tiene un enorme impacto en las empresas”.

Según Möllenstädt, la encuesta anual de la GKV demostró que la gran mayoría de las empresas se han visto afectadas y, bajo ese contexto, destacó que el curso del debate político y público hasta ahora va en la dirección equivocada. “La Comisión Europea y los gobiernos nacionales están intentando abordar las inquietudes de los consumidores con gestos simbólicos como las restricciones a los plásticos de un solo uso (SUP) y las bolsas. Esta estrategia es capaz de calmar el debate público a corto plazo y dar la impresión de ser muy activa, pero no resulta eficaz en cuanto al medio ambiente y la sostenibilidad”.

Por su parte, Martin Wiesweg, director de productos químicos (PS, EPS y PET) de IHS Markit, apunta que la Industria del Plástico en Europa se enfrenta en un momento de rendir cuentas. Al respecto, agregó que durante años el sector ha experimentado un crecimiento moderado pero constante, con cuantiosas ganancias y brillantes contribuciones en cuanto a innovación de productos y procesos, generación de empleo y valor añadido en términos de funcionalidad, comodidad y estética para la vida de las personas.

“El motivo de la discordia es el enorme problema de los residuos plásticos. Cada vez con mayor intensidad y premura, los consumidores y las autoridades europeas se unen para luchar contra los plásticos adoptando medidas radicales a fin de frenar su uso y aplicar estrictamente una jerarquía de residuos”.

 

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar