AP94Mercados

La ley del más fuerte: El futuro en yacimientos subterráneos

Por Julio César Sánchez

En materia energética, los retos que enfrenta el Gobierno de la República, a través de las Secretarías de Energía y Hacienda y Crédito Público, y Pemex, son reducir la carga fiscal de Petróleos Mexicanos, aumentar su capacidad productiva, eficientar sus operaciones, el gasto y maximizar sus ingresos.

Ante este panorama, y con el propósito de analizar las oportunidades de la iniciativa privada en la 4T, la tercera edición del Oil & Gas Forum, que contó con la presencia de Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía, reunió a los actores clave del sector.

Durante el panel “Downstream”, Roberto Díaz de León, presidente de ONEXPO Nacional, Sebastián Figueroa, CEO de FullGas, y Pablo Martínez Cumming, presidente del Consejo de Hydrocarbon Storage Termical (HTS), destacaron como un tema prioritario el desarrollo de ductos y almacenamiento en el país.

Según lo referido por Sebastián Figueroa, los gasolineros no cuentan con terminal de almacenamiento y distribución en Quintana Roo; asimismo, explicó que el mercado se limita en opciones y se retrasa el proceso de maduración al tener únicamente a Pemex como importador (en casi el 90%).

CONTINGENCIA DE DESABASTO

Cuando la infraestructura de almacenamiento no es suficiente, la población y las industrias se ven afectadas. Al respecto, Pablo Martínez Cumming recordó el desabasto de gasolina que experimentaron los mexicanos recientemente a nivel nacional. “No es un secreto para nadie: Tenemos un retraso en infraestructura moderna y tecnología”.

Para las nuevas inversiones, señaló que el tema regulatorio es importante, sin embargo, aseguró que con los cambios que promueve la nueva administración en los sistemas, la regulación se ha hecho lenta y excesiva, sin considerar aspectos de seguridad, como el huachicol y la burocracia sin experiencia.

Sobre la competencia en el mercado de hidrocarburos, subrayó que a partir de la Reforma Energética se nota la presencia de nuevas marcas. “Un valor que, sin duda, beneficia al consumidor”, sentenció. A decir de Pablo Martínez Cumming, la clave de este negocio se llama logística y es precisamente a través de ésta que se podrá competir a nivel mundial.

No podemos seguir dependiendo, como hasta ahora, de un solo jugador. El mercado no está creciendo y las oportunidades ahí están: almacenamiento, logística en ductos. En cinco años necesitaremos de 10 a 15 días de almacenamiento. Hay que construir infraestructura para cumplir con esa política pública. No podemos quedarnos sin combustible como ya pasó y como puede volver a pasar”.

COMPETITIVIDAD ENERGÉTICA

Según informes de Roberto Díaz de León, presidente de ONEXPO Nacional, en comparación con otros países petroleros, a México le faltan dos terceras partes de infraestructura. De ahí la importancia de planear y construir nuevas terminales: milla y puertos, además de modernizar el ferrocarril y las vías férreas.

Para cumplir con la política de almacenamiento (cinco días de combustible en inventario para el próximo año), indicó que el desafío es mayor, puesto que el proyecto nacional no debe enfocarse nada más en la construcción de las nuevas refinerías, sino en el desarrollo de la infraestructura logística en general.

Donde la gasolina está muy cara es por falta de infraestructura. También hay muchos ductos fuera de circulación por el combate al huachicol. Esa es una buena estrategia, pero debemos estar al pendiente y apostar por una logística más eficiente”.

Que se respeten los contratos, como informó Rocío Nahle, deja tranquilos a los empresarios. Sobre este punto, Roberto Díaz de León, comentó: “Se tiene que estudiar muy bien la Ley de Hidrocarburos. Por ahí están las oportunidades. La empresa que se prepare, y que comprenda las nuevas disposiciones, operará exitosamente en el país. Habrá que ser conscientes de que no haya asimetría y sí un piso parejo”.

COSTO DE OPORTUNIDAD 

En relación a los esquemas para promover el desarrollo de la industria en México, Manuel Rodríguez, CEO de AINDA Energía & Infraestructura, considera que Pemex no perderá la calificación crediticia, puesto que el gobierno cuenta con los instrumentos para evitarlo, como cambiar el régimen fiscal y permitirle a Petróleos Mexicanos contabilizar sus activos.

Más que perder la calificación crediticia, nos deberíamos preguntar cuál es el costo hoy de no tomar decisiones para mañana. Actualmente vivimos en un país donde hay proveedores de Pemex que enfrentan dificultades financieras porque no se les paga a tiempo. Toda empresa sin recursos lo resiente y también lo sufre la cadena de valor”.

 

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar