fbpx
BioplasticosMaterias Primas

La marcha de los bioplásticos y plásticos biodegradables

El aceite de soya, el maíz o la fécula de papa, se aplican en la producción de bioplásticos. Las soluciones de plásticos biodegradables son populares en Europa y Estados Unidos.

En la actualidad, cuando la industria anuncia la aparición de materiales novedosos, con frecuencia hablan de bioplásticos o de plásticos biodegradables, los cuales conllevan por lo general aplicaciones realmente prometedoras, sobre todo para la protección del medio ambiente.

Hace poco, alumnas del Politécnico, ante la prohibición del uso de bolsas de plástico que estamos lamentando, presentaron un bioplástico a base de cáscara de pepino que, además de ser resistente y degradable, sirve como alimento para cualquier tipo de animal marino o terrestre ya que contiene alga espirulina.

En 2019, según un reporte de la firma alemana nova-Institute la producción de bioplásticos creció un 3%, y es que los bioplásticos se extienden cada vez con más frecuencia, por más sectores y por más países. Por lo pronto, los optimistas suponen que, de aquí a unos años, podrían llegar a sustituir a los plásticos tradicionales de un solo uso.

Los bioplásticos se producen a partir de productos vegetales. Actualmente existen diferentes tipos que tienen distintas aplicaciones según el uso que quiera dárseles. Así, derivados de plantas como el maíz, la soya o la papa, o a partir de residuos agrícolas, permiten sintetizar sustancias que, cuando se estabilizan, toman el aspecto de un plástico tradicional, aunque a nivel molecular, no tengan nada en común con él.

Muchas veces se destinan enormes plantaciones ex profeso para producir ciertos bioplásticos. De ahí que, para crear plástico, en lugar de petróleo, cosechan plantas que, mediante procesos químicos, aparecen como materias primas para la fabricación de bioplásticos.

Pero no todos los plásticos son biodegradables. Gisela Galicia, CEO de Química Mexibras, en entrevista para el diario 24 horas, hizo una clara distinción, y advirtió que existen dos tipos de bioplásticos: “los que sí sirven y los que no. Un ejemplo sería el hecho a base de caña, que en realidad es un Polietileno (PE) que no se puede compostar, y hay otro, a base de almidón, que sí lo permite”. 

Lo que los define es que deben ser 100% biodegradables. Tampoco lo son aquéllos obtenidos mediante organismos transgénicos. Y nunca, los derivados del petróleo. Gracias al uso de los bioplásticos, los restos de envases y envoltorios de todo el mundo se podrán degradar de forma natural al contacto con el agua o con la infinidad de agentes climáticos, destruyéndose sin impactar sobre el entorno, pero, igual, casi tan resistentes y versátiles como los plásticos.

Mercados

Con frecuencia los bioplásticos se emplean en sectores como agricultura, industria textil, medicina y sobre todo en el mercado de envases y embalajes. Por razones ecológicas, algunos biopolímeros, como los PHA (Polihidroxialcanoatos), se están popularizando en ciudades europeas y estadounidenses: se trata de poliésteres producidos mediante fermentación de una materia prima vegetal con ciertas cepas de bacterias. En su forma natural, los PHA se parecen al film transparente de cocina, con la diferencia de que es un auténtico bioplástico.

Su uso está cundiendo en varios sectores: en medicina (prótesis, suturas…), en alimentación (productos de catering, envases de usar y tirar…), en juguetes (la firma Mattel acaba de presentar en la Feria de Nuremberg una línea de juguetes con plásticos biobasados, los Mega Blocks), e incluso en el mundo de la moda (la firma Versace cuenta ya con una línea de ropa hecha de maíz) y pueden ser utilizados en moldeado por inyección para construir piezas de automóviles y otras aplicaciones.

Ventajas del bioplástico

  • Reduce la huella de carbono.
  • Significa un ahorro energético en la producción.
  • No consumen materias primas no renovables.
  • Reducen los residuos no biodegradables que contaminan el medio ambiente.
  • No contienen aditivos perjudiciales para la salud como ftalatos o bisfenol A.
  • No modifican el sabor y el aroma de los alimentos contenidos.

Por el riel de la vida

1.500 a.C. El primer plástico hecho por el hombre fue un bioplástico.

-Las culturas mesoamericanas (olmecas, mayas, aztecas) usaban látex natural y caucho para hacer bolas para sus juegos de pelota, y de paso recipientes y ropa impermeable.

Siglo XVIII. Descubren las propiedades del caucho natural.

  1. Después de la caída de la Parkesine Company, surgió un nuevo nombre en bioplásticos, John Wesley Hyatt, interesado en dar con un nuevo material para bolas de billar (que sustituyera al marfil), e ideó una máquina para producir este bioplástico más sólido y estable.

-Hyatt logró patentar este material como celuloide.

  1. La Galalita fue inventada por químicos alemanes. Hecho de caseína (leche), entra dentro de los plásticos biodegradables. El avance comercial fue limitado por varias razones. 

-La Galalita o Galalith no podía ser moldeada. Además, la leche era escasa y durante la Primera Guerra Mundial se impulsó el desarrollo de plásticos a base de petróleo.

  1. Brandenberger inventa y patenta el celofán, una lámina transparente hecha de madera, algodón o celulosa de cáñamo.
  2. Henry Ford quería dar otros fines a los excedentes agrícolas; fabrica bioplásticos para armar volantes, molduras interiores y tableros.
  3. Maurice Lemoigne desarrolla el Polihidroxibutirato (PHB), a partir de la bacteria Bacillusmegaterium. El primer bioplástico hecho con bacterias.

-El principio es fácil: cuando los humanos comen azúcar, engordan. Cuando las bacterias absorben azúcares, producen polímeros.

  1. Dos químicos, E.W. Fawcett y R.O. Gibson dan con el Polietileno por accidente. Mientras experimentan con etileno y benzaldehído, la máquina que usaban presentaba una fuga y todo lo que quedaba era PE. 
  2. Henry Ford presenta el primer auto bioplástico con un cuerpo y partes que constaban de 14 bioplásticos diferentes. Despertó mucho interés, pero comenzó la Segunda Guerra Mundial.

1950-60. W.R. Grace evalúa si los bioplásticos (PHA y PHB) se pueden producir a partir de microbios y bacterias a escala comercial. Solicita las patentes, pero pierde interés debido al petróleo barato.

  1. Imperial Chemical Industries y una firma local de capital de riesgo (Marlborough Teeside Management) crean la primera compañía de bioplásticos, la Marlborough Biopolymers.
  2. Monsanto adquiere el negocio Biopol de Zeneca y comienza a usar plantas para producir bioplásticos en lugar de microbios y bacterias.
  3. Cargill y Dow Chemicals crean la empresa Cargill y Dow Chemicals con la intención de producir bioplásticos a partir del maíz.
  4. Arctic Biomaterials logra reforzar el Ácido Poliláctico (PLA) con fibra de vidrio biodegradable. Su tecnología permitirá la actualización de PLA. 

La tendencia global por desarrollar plásticos biodegradables continúa a la fecha. Por acuerdos de la economía circular de los plásticos, mociones ambientalistas y regulaciones a nivel mundial, es un mercado en constante crecimiento.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar