AP92

La sensibilidad de la piel de plástico

Smart Life: las pantallas flexibles serán la próxima gran revolución que nos tocará vivir en la telefonía.

El campo de batalla está a la vista, y las estrategias ya dieron mucho de qué hablar. Los consumidores están ávidos por más detalles y quienes tienen dinero, y mucho, quieren comprar hoy mismo un celular con pantalla que se pueda doblar hasta 90 grados o ampliarse hasta alcanzar el tamaño de una tableta.

Sin duda los fabricantes que desfilan a la vanguardia esconden bajo la manga muchas sorpresas, y ya presentan dispositivos con pantallas que se doblan por la mitad. La flexibilidad a tope es la principal tendencia tecnológica del momento, reconocen a coro.

De hecho, anuncian planes para crear celulares flexibles mucho más radicales, unos para que no hagan bulto a la hora de guardarlos en el bolsillo o para llevarlos como una pulsera.

Para que el producto sea totalmente flexible, lo más complicado es que no solo debe serlo con la pantalla, sino también con la batería, la carcasa y con cada uno de los componentes, por minúsculos que resulten.

En el futuro próximo los celulares se van a doblar sin crujir, sin mostrar la mínima grieta…, y van a lograr que los plásticos sigan pareciéndose a los cristales y los cristales a los plásticos.

Pelea por la pole position

En algunas ferias de tecnología ya se ven algunos modelos de celulares flexibles de fabricantes como LG, Philips, Sharp, Lenovo, Sony y Nokia. Pero el duelo entre Samsung, la firma que vende más teléfonos móviles en todo el mundo, y Huawei, la que le sigue con más contundencia, es a muerte; ninguna de las dos quiere quedarse atrás.

Actualmente, Samsung es una de las líderes en la carrera por dominar el mercado de teléfonos plegables, mercado que podría alcanzar un valor total de 15 mil 100 millones en los próximos tres años, según especialistas de la industria. Y ya trabaja en una secuela del Galaxy Fold, un celular que está por presentar, incluso con algunos titubeos y complicaciones.

Los enterados dicen que prepara algo cercano a la Mate X, versión que hasta ahora dejó a todos boquiabiertos (hay muchos videos en Internet). En efecto, en el Mobile World Congress 2019, Huawei lanzó con bombo y platillo el equipo que alcanzará los 50 mil pesos y que cuenta con una sola pantalla que se pliega casi por la mitad pero que precisa conexión 5G.

No hay fecha aún para que llegue a México, aunque los conocedores están encantados con el producto. Quizás arribe hacia mediados de 2019. (ver https://parentesis.com/noticias/gadgets/La_fecha_de_llegada_de_todos_los_celulares_plegables).

Motorola también sorprende con su modelo emblemático RAZR que, según The Wall Street Journal, rondaría los 28 mil 500 pesos. Por cierto, corre el rumor que Samsung esconde bajo la mesa otro equipo plegable tipo clamshell, como los teléfonos de hace un poco más de una década.

El origami celular

La clave de estos dispositivos son las pantallas OLED, que juegan un papel protagónico en esta guerra. Durante años el fabricante fue Samsung, pero hoy en día también las usa su rival Apple, aunque el primero controla alrededor del 90% del mercado (celulares, tabletas y televisores).

Este tipo de pantallas digitales vienen compuestas por millones de píxeles. Cada uno de los cuales cuenta con su propia fuente de luz. Eso es quizás lo que las hace tan caras, aunque, eso sí, ofrecen más durabilidad.

Los dobleces, sin duda cuestan caros, pero para qué sirven, cómo se doblan, cómo se diferencian dentro de la categoría plegable, y qué tienen en común. ¿Acaso en lugar de cristal la pantalla utiliza polímeros de plástico?

En este sentido, Corning ya trabaja en una opción para celulares flexibles. La firma es una empresa asociada a Apple. Lo que podría implicar una estrecha relación con el futuro lanzamiento del iPhone X Fold. Pero hasta ahora no es más que un rumor.

John Bayne, director general de Corning, admite que la compañía tiene en la mira un polímero resultante de la combinación de vidrio y plástico, lo que permitiría la producción de pantallas con la durabilidad y calidad del vidrio y la flexibilidad del plástico.

Un defecto que pesa

Por tal motivo, los smartphones plegables utilizan polímeros plásticos (como en el caso del Galaxy Fold y el Huawei Mate X). Sin embargo, este material tiene en contra que cuando se pliega demasiado comienza a mostrar signos de su uso y deterioro. Debido a esa razón los teléfonos mantienen un espacio en la articulación. El mayor desafío para Corning es conseguir una pantalla flexible y delgada sin sacrificar durabilidad.

Hoy mismo, con el Galaxy Fold, Samsung busca eliminar el pliegue que aparece en su panel después de que se dobla unas 10 mil veces.

Los primeros usuarios que recibieron unidades de prueba del celular plegable (que cuesta más o menos 2 mil dólares), advirtieron con solo un día de uso serios problemas técnicos en su pantalla flexible; evidenciaron un desprendimiento de la película protectora del dispositivo, la aparición de grietas y, para colmo, dejaron de funcionar.

Samsung prometió revisar estas unidades y pidió no retirar la película protectora que cubre la pantalla (cuyo desprendimiento causa fallos graves operativos). 

 

Etiquetas

Te interesa

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar